A licitación el contrato para la gestión por 10 años de los servicios de control de acceso a los acantilados de Maro-Cerro Gordo en Cantarriján

LA HERRADURA. Esta concesión permite compatibilizar las visitas y preservar este espacio natural de Granada promoviendo un ecoturismo sostenible.

  • El plazo de presentación de ofertas finaliza el 3 de mayo a las 12.00 h.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha sacado a licitación el contrato para la gestión de los servicios de control de acceso a los acantilados de Maro-Cerro Gordo desde la playa de Cantarriján, en Almuñécar (Granada), lo que se realiza merced el equipamiento de uso público ubicado en ese espacio. La concesión se realizará por diez años de duración y con un presupuesto total que se acerca a 1,2 millones de euros. El plazo de presentación de ofertas finaliza mañana martes 3 de mayo a las 12.00 horas.

Gracias a esta concesión se consigue compatibilizar las visitas a este espacio natural de la provincia de Granada con su preservación, facilitando además un ecoturismo sostenible. Se trata de unos acantilados que cada vez son más visitados por la gran belleza de sus paisajes.

La gestión de este equipamiento de uso público supone la puesta en marcha de distintas actuaciones tales como la recepción, información y promoción sobre el espacio natural, lo que permite una aproximación al patrimonio natural y cultural de esta reserva. Igualmente, contempla la restauración o en su defecto el alojamiento de personas asociadas al equipamiento, la dinamización del espacio mediante planes de educación ambiental, la posibilidad de venta de artículos y productos artesanales locales, así como de la Red de Espacios Naturales.

Además, la concesión de este equipamiento de uso público también recoge el control del estacionamiento para evitar problemas de seguridad o la degradación del espacio natural, el transporte de los visitantes a zonas restringidas, o la gestión de las rutas e itinerarios igualmente restringidos.

Maro-Cerro Gordo

Los abruptos acantilados de Maro-Cerro Gordo, que se alternan con pequeñas playas y calas de difícil acceso, ofrecen un fantástico paisaje en el que también se divisan terrazas cultivadas a grandes alturas y que cuelgan de las laderas de la montaña.

Este enclave se extiende desde la torre de vigilancia costera de Maro hasta la cala de Calaiza e incluye una franja marina de un gran valor ecológico. Los senderos, avistamientos de aves y la fauna marina con peces de vivos colores se complementan con otros parajes tales como la Cueva de Nerja, compuesta por distintas galerías con estalactitas, columnas y cascadas, así como importantes yacimientos arqueológicos del paleolítico.

Durante el período estival se pone en marcha un servicio de regulación de accesos a las playas de El Cañuelo (Nerja) y Cantarriján (Almuñécar) mediante vehículos lanzaderas que parten desde sendas zonas de aparcamiento habilitadas al efecto. Esto facilita el control de los accesos a estos entornos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.