“EXCELSIOR”, por Manuel Alonso

Manuel Alonso.png

Manuel Alonso. Este verano, en una de las habituales patrullas por la playa de San Cristóbal discutía con mi compañero (y sobre todo amigo) Manu Valero sobre la importancia de las segundas oportunidades. El negaba rotundamente la validez de ellas, mientras yo intentaba convencerlo con el ejemplo de Peter Parker cuando se deshace del traje alienígena en aquel campanario… Obviamente no logré que cambiase de opinión (aunque él tampoco logró convencerme a mi) y acabó comparándome por mi filantropía con Anthony Stark, y yo, bueno, el para mi tiene mucho de Bruce Banner.

Stan Lee es la figura más influyente en el mundo del cómic sin discusión. No hay ningún otro personaje que haya dado tanto a una viñeta. Instauró una forma de crear historias y personajes. ¿Podemos entender que un cómic fuera lo mismo sin él? ¡Imposible! Lee cambió la mentalidad de los lectores y la historia más reciente del mundo de los superhéroes no se puede explicar sin su llegada.

Otras figuras de la novela gráfica en general, no solo del universo Marvel, han logrado éxitos increíbles, pero el legado, la forma de crear personajes, de elaborar historias y de que los protagonistas de estas evolucionaran (teniendo la habilidad de mantenerlo cincuenta años) solo lo pueden conseguir las personas que son genios absolutos.

Cuentan que el de Manhattan tomó la decisión de “dejarlo”, de dedicarse a otra cosa cuando su mujer le animó a que lo intentase una última vez. Es curioso que justo un año después del fallecimiento de ella, se nos fuera él. Hoy en su Twitter personal se podía leer un escueto mensaje. Una palabra que el mismo inventó y que se ha vuelto viral. El término Excelsior (que significa hacia arriba y hacia delante en la gloria mayor)

Yo no soy más que un friki que desearía vivir sin teléfono móvil al que Europatropical le deja un espacio en su web informativa, pero, y como yo hay miles, Stan Lee nos ha influido más que cualquier profesor de la E.G.B. ó B.U.P. y hasta incluso (casi) si me apuras la mayoría de Docentes de la Universidad.

¿Quién no se ha pintado la cara verde en algún momento?

¿Quién no lanzó alguna vez telarañas invisibles?

Tal vez, el secreto sea ese, ver el mundo como lo ve un niño… Y los no tan niños.

¡EXCELSIOR!

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.