Disfraces para Halloween: cómo evitar que la fiesta se convierta en pesadilla

ANDALUCÍA. Los consumidores deben elegir atuendos, caretas o maquillaje adecuados, en especial para la población infantil, y atender al etiquetado y a las advertencias de seguridad.

Al igual que el Carnaval, Halloween es sinónimo de disfraces, caretas, lentillas, maquillajes, etcétera. Se acercan estas tradicionales fechas y Consumo Responde pone énfasis en las principales recomendaciones a tener en cuenta a la hora de adquirir estos productos, especialmente si van dirigidos a la población infantil.

José Agustín González, director general de Consumo, destaca la importancia de lanzar dichos consejos, pues «Halloween se ha convertido en una tradición plenamente asentada en nuestro país, en la que se vuelcan muchas personas jóvenes, y sobre todo niños, con numerosas actividades que se organizan en sus centros educativos». González recuerda en este sentido que una de las recomendaciones prioritarias es la de elegir un disfraz adecuado a la edad de la persona que lo vaya a usar y acudir a comercios responsables, que puedan informar y atender ante posibles reclamaciones. Las personas consumidoras, recuerda el director general de Consumo, «deben leer detenidamente la etiqueta, que es la primera fuente de información, donde se detalla la edad recomendada, los consejos de seguridad y la empresa responsable del producto».

Los productos destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años –que se comercialicen en la UE– deben llevar el marcado CE, al tener la consideración de juguetes, y a través del cual la persona fabricante acredita que se cumplen todos los requisitos de seguridad.

Asimismo, hay que prestar una atención especial a las instrucciones de uso y advertencias de seguridad, y en el caso de las máscaras, un aspecto esencial a tener en cuenta es que presenten suficientes orificios de ventilación y que sean apropiadas de acuerdo a la edad del niño. Por otro lado, los disfraces infantiles no deben contener piezas pequeñas, bordes cortantes o cordones en la zona del cuello, y hay que asegurarse de que están fabricados con materiales no inflamables.

Si se va a hacer uso de maquillaje, las personas consumidoras tienen que fijarse en el etiquetado del producto, donde además de la denominación del producto, datos de la empresa fabricante o responsable, fecha de caducidad o precauciones, debe figurar también la lista de ingredientes, una información a tener en cuenta para evitar posibles alergias. En cuanto a las lentillas, deben ser adquiridas en establecimientos con personal cualificado y contar con etiquetado en español.

A la hora de comprar estos artículos, los consumidores han de informarse sobre el régimen de devolución de los mismos, teniendo en cuenta que los establecimientos de venta no están obligados a proceder a su devolución, salvo que así lo hayan anunciado, o se trate de un producto manifiestamente defectuoso.

Las personas consumidoras y usuarias que deseen una información más detallada sobre los disfraces pueden acudir a la web de Consumo Responde, donde existe una sección especial al respecto.

José Agustín González recuerda que la Dirección General de Consumo, en el marco de su campaña de inspección para comprobar la seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares destinados a ser utilizados por personas menores de 14 años, realiza estos controles en días previos y durante celebraciones como el Carnaval y Halloween. En la campaña de 2022, se someten a inspección 145 productos, controlando aspectos como el etiquetado, seguridad, inflamabilidad, cordones y cuerdas ajustables.

En concreto, en estas fechas se está procediendo por parte de la Inspección de Consumo a la toma de muestras de productos (antifaces, caretas, máscaras, barbillas, barbas, bigotes, sombreros, guantes, pelucas, tutús, disfraces, etc.), para su remisión a un laboratorio donde van a ser ensayados, a efectos de comprobar que cumplen con los requisitos de seguridad que les resultan de aplicación. En caso de que se detecten incumplimientos, se incluirá el artículo en la Red de Alerta de productos de consumo, y se retirará del mercado.

Consumo Responde

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía. Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página http://www.consumoresponde.es, del correo consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles de Twitter (@consumoresponde), Facebook (www.facebook.com/consumoresponde) e Instagram (@consumoresponde).

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC) y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.