¿Para qué sirve Fitur? / Rafael Lamelas

Rafael Lamelas, en una anterior edición de Fitur

Rafael Lamelas. Un año más por estas fechas, y ya son más de 30 ediciones, se celebra Fitur, la Feria de Turismo más importante de España y una de las más importantes de Europa, en los pabellones de IFEMA en Madrid.

La presencia en Fitur tiene enfoques distintos dependiendo del perfil, trabajo y objetivos de los participantes. Por los pasillos de Fitur uno se puede encontrar ministros, diputados, alcaldes, concejales… y, por supuesto, hoteleros y agentes de viajes, y la pregunta que yo me formulo es: ¿para qué sirve Fitur? A veces, y hablo con la experiencia de 30 años asistiendo a esta Feria, uno reflexiona sobre el sentido de la presencia de mucha gente en esta feria de Turismo.

Desde mi punto de vista, una feria de Turismo debería ser, más o menos, como la ITB de Berlín o la World Travel Market de Londres, es decir, ferias para los profesionales del Sector del Turismo en las que es raro que asistan personas sin vinculación con los temas que se tratan y los objetivos que se persiguen en relación al Turismo, en un sentido amplio. Fitur, desde sus inicios y hasta ahora, por lo que yo conozco, es una feria a la que acuden muchas personas que claramente no tienen vinculación alguna con el Sector, siendo muchos los que asisten, así me parece a mí, a la ‘caza’ de regalos y artículos promocionales.

En los tiempos actuales y con las nuevas tecnologías la Feria, así lo percibo yo, ha venido a menos, de hecho me consta que importantes cadenas hoteleras no van a estar presentes en esta edición de 2016, y habría que preguntarse por qué.

Otra cosa que siempre me ha llamado la atención es como los miles y miles de folletos que se colocan en los mostradores, algunos por cierto bastante caros de imprimir, terminan en su mayor parte en las papeleras y contenedores, es decir, miles de euros tirados a la basura. Digo esto porque, desde mi punto de vista, la promoción turística requiere cambios en la era de Internet en la que vivimos porque más del 50% de los turistas que visitan nuestra Costa en la temporada de verano, de junio a septiembre, se informan, reservan vuelos y alojamientos por Internet, en lo que se conoce como venta online. Una tendencia que año tras año no hace más que crecer.

Otra cuestión para la reflexión es como, a veces, se realizan gastos en desplazamiento, hoteles, dietas, etc, que no están justificados atendiendo al resultado que se obtiene por asistir a una feria como Fitur. Existe, desde mi punto de vista, una disociación entre el gasto que se realiza en este tipo de eventos y el retorno que se obtiene por asistir a los mismos. Por ejemplo, qué sentido tiene presentar un cartel de Semana Santa ante una audiencia de menos de 20 personas y que la mayoría son vecinos de la localidad que se pretende promocionar, más aun cuando dicha presentación se puede hacer en la localidad, como suele ocurrir, con mayor afluencia de público y difusión.

Fitur sirve, o debería servir, para que hoteleros y agentes de viajes hagan tratos, se pongan cara los unos a los otros. Sirve, o debería servir, para que profesionales del Sector se reúnan, tomen un café, para cerrar operaciones, por ejemplo, con agentes de otras comunidades, provincias de España o del extranjero. Aunque lo cierto es que estas operaciones que se cierran en Fitur previamente, en la mayoría de las ocasiones, sus condiciones ya han sido acordadas o pactadas por las partes. Fitur sirve, o debería servir, para tantear el mercado, para tomar el pulso del Sector, y explorar nuevas oportunidades de negocio en otros mercados en los que todavía no se tiene presencia. Y esto se suele hacer en los pabellones 8 y 10, que es donde suelen estar ubicados los grandes grupos de viajes y turoperadores.

Pero si hay algo que siempre me ha llamado la atención es como, algunas veces, demasiadas, uno se encuentra a políticos de pueblos y ciudades, de administraciones grandes y pequeñas, que no tienen mucha idea de lo que es o significa la promoción y planificación turística, y uno regresa a su casa con la amarga sensación de que son muchos los que acuden a Fitur de ‘excursión’ y, de paso, aprovechan para vender humo.

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Costa Tropical, Motril, Opinión, Salobreña, Turismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .