“Andalucía: una legislatura perdida”, por Juan Carlos Benavides Yanguas

Juan Carlos Benavides Yanguas, candidato a la Alcaldía de Almuñécar por el PAJuan Carlos Benavides Yanguas.- Nuestra flamante presidenta Susana Díaz, buen exponente del sistema de cooptación política imperante en los partidos mayoritarios de nuestro país que le permitió acceder a la presidencia de la Junta de Andalucía por la puerta trasera, sin haber sido elegida por los ciudadanos y después de un amago de elecciones primarias adulteradas, ha decidido adelantar un año las elecciones andaluzas.

Su historieta de crisis de confianza en sus socios de IU, huele tanto a intereses y cálculos electoralistas, que no merece siquiera entrar en muchos detalles. Los lastimeros lamentos de los dirigentes de IU al verse apartados de sus cómodas poltronas, ponen en evidencia que estaban dispuestos al entreguismo más absoluto, con tal de no perder los tan durante tiempo añorados y con tanta dificultad conseguidos, privilegios del poder.

Pero es necesario hacer un balance de esta legislatura frustrada, que empezó con el pre-imputado Griñán, heredero del pre-imputado Chaves, ambos lastrados por sus escandalosas implicaciones en los “eres” y en los cursos de formación; continuó con la precipitada dimisión del presidente electo acosado por la Juez Alaya y termina con una ficticia y forzada crisis de gobierno.

Aparte de la habilidad portentosa de nuestra presidenta en funciones para hacer carrera política en las arenas movedizas del aparato del PSOE, hay que reconocerle, como fiel heredera del “zapaterismo” que  durante años encandiló a amplios sectores de la progresía hispana, su capacidad para vender humo y realizar un discurso político que choca radicalmente con su gestión de gobierno.

No decimos nada nuevo al afirmar, que tras tres décadas de gobiernos PSOE, “el partido de los andaluces”, Andalucía ha sido incapaz de recortar las amplias distancias sociales y económicas que nos separan de las medias españolas y europeas. A pesar de las multimillonarias transferencias de fondos provenientes de la Unión Europea, seguimos siendo los campeones del paro y de la marginalidad social.

Pero justo cuando oímos hacer balance de esta inconclusa legislatura a nuestra “no electa” presidenta y afirmar, sin sonrojarse, que han conseguido parar las políticas antisociales de Rajoy, no podemos sino contrastar esta temeraria afirmación con el hecho fácilmente constatable de que los mayores recortes en educación y sanidad, competencias exclusivas de la Junta, se han realizado en Andalucía.

Si bajamos a nivel de nuestro terruño, la cosa no está como para que los reconvertidos en fans de Susana saquen mucho pecho, al contrario, hay muchas explicaciones pendientes de dar.

Tras haberles prometido en la pasada campaña electoral que en semanas aprobarían el proyecto de la “tubería negra”, nuestros agricultores se están arruinando con unos escandalosos precios del agua, mientras la Junta de Andalucía desvió los fondos de la Unión Europea para la conducciones desde Rules a otras finalidades. Los presupuestos de la Junta contemplan cero euros para dichas conducciones, no se ha firmado el convenio con la Administración del Estado y ni tan siquiera han tramitado el estudio ambiental.

La Iniciativa de Turismo Sostenible, bien publicitada junto a sus ineficaces socios de IU, ha sido un auténtico fiasco y los 18 millones de euros comprometidos se les cayó por el camino, como tantas veces en Granada, un cero.

Es y sigue siendo obsesiva su tendencia a convertir la Costa Tropical de Granada en campo de experimentación de sus elucubraciones planificadoras y pseudo medioambientalistas, elaboradas desde mullidos despachos sevillanos por técnicos que conocen nuestra comarca a través de google-maps, y que pisotean impunemente las legítimas aspiraciones de nuestros conciudadanos a una explotación racional de nuestros recursos naturales. Como bien definieron las periodistas Mercedes Navarrete y Laura Ubago en el rotativo Ideal, “la Costa Tropical constituye una anomalía en la continuidad del desarrollo socioeconómico del litoral mediterráneo”. Evidentemente, anómalos por nuestras carencias.

Al restrictivo Plan subregional de la Costa Tropical, aprobado por la Junta de Andalucía contra la opinión de los ayuntamientos y los agentes socioeconómicos de la comarca, les siguió el Plan del Corredor del Litoral y el Plan de Puertos de Andalucía, todos rechazados desde nuestra comarca por estar  imbuidos en tan perversa filosofía.

El suma y sigue de agravios perpetrados contra el legítimo derecho de los vecinos de la Costa Tropical a tener un tratamiento igualitario con el que la Junta de Andalucía aplica a la vecina provincia de Málaga, es interminable. Lo definió el veterano periodista Emilio Utrabo:  “Mientras la Junta de Andalucía aprueba para Málaga planes de desarrollo socioeconómico, en la Costa Tropical de Granada aprueba planes de protección medioambiental”.

Con este bagaje y un discurso tan grandilocuente como vacío, nos pide Susana Díaz que renovemos otra vez el respaldo electoral a un PSOE, cuya principal fuerza es una extensísima red clientelar pagada por los sufridos contribuyentes.

Los tiempos están cambiando y, espero, que el buen sentido de los andaluces sirva para que sea a mejor.

Juan Carlos Benavides Yanguas
Candidato a la Alcaldía de Almuñécar por el PA

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.