«Sucede que a veces…», por Manuel Alonso

ALMUÑÉCAR / Manuel Alonso. Pues no. No nos tienen acostumbrados. El hábito se ha dilatado tanto, tanto, tanto en el tiempo que se ha vuelto una mala costumbre a la que ya nos tienen tan acostumbrados que no esperamos nada. (Al menos bueno)

Y sin embargo, ayer ocurrió «el fallo en Matrix». La anomalía en el sistema tiene nombre y apellidos: Alberto Gilabert, concejal de Almuñécar y, según sus palabras, responsable del imprevisto que, en torno a dos horas, retrasó una multitudinaria Gala (no sin razón se reservaron dos fechas por falta de espacio) de una popular academia de arte y danza del municipio.

El motivo ya es conocido por todos. Un pleno eterno en el que como las películas de Antena3, los sábados por la tarde, ya sabes lo que va a pasar desde que ves los créditos.

El caso es que, volviendo a Alberto, no debe ser fácil ponerse delante de un auditorio abarrotado y con el «runrún» de lo ocurrido la noche antes, reconocer el error y pedir disculpas. Más difícil todavía que su discurso transmita sinceridad y empatía hasta tal punto que levante el aplauso de todos los allí presentes.

Quizás con más «Albertos» las cosas serían un poquito mejor o, al menos, más cercanas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.