Málaga, Granada y Sevilla, la triada de la Andalucía tecnológica

ANDALUCÍA. El sector TIC regional, con un volumen de negocio de 3.265 millones de euros, se sitúa en tercera posición a nivel nacional por número de empresas y por creación de empleo.

Los grandes proyectos empresariales de alta tecnología de capital internacional han intensificado su llegada a Andalucía en estos tres últimos años y Málaga, Granada y Sevilla han captado esos desembarcos, dibujando los vértices del triángulo de la innovación y la economía digital andaluza. Google, Vodafone, Dekra, Deloitte, Indra, Globant… A esa lista, que comienza a ser abultada, hay que añadir además iniciativas forjadas en la comunidad, como Innova IRV, AI Lab o AIR-Andalusia que también aspiran a compartir protagonismo y a consolidar a la comunidad como el polo tecnológico del Sur de Europa.

En Andalucía, el crecimiento económico se sustenta en gran medida sobre la agroindustria, la minería, la aeronáutica, el turismo o los transportes y la logística, motores tradicionales de la economía que disfrutan de mayor peso en la estructura productiva regional. En estas industrias tractoras, inmersas en la doble transición verde y digital apuntada por Europa, continúan floreciendo negocios sobresalientes. Pero las oportunidades para la recuperación, en el actual escenario derivado de la pandemia del Covid-19, también comienzan a esbozarse en los segmentos más pujantes, como el tecnológico, en el que la región comienza a despuntar.

El ecosistema innovador andaluz dispone de un sector tecnológico potente y con capacidades, con un pujante tejido empresarial y una producción científica universitaria de gran calidad. Su volumen de empresas se ha más que duplicado entre 2010 y 2020. De acuerdo con el ‘Análisis panorámico de la industria TIC andaluza 2020’, elaborado por Invest in Andalucía, la comunidad se sitúa en tercera posición por número de empresas -unas 3.300 compañías- y por creación de empleo -29.000 puestos de trabajo-, y en cuarto lugar por cifra de negocios -3.265 millones de euros-. Además, esta actividad se abre paso en el mercado internacional, con 1.200 compañías exportadoras de productos y servicios TIC.

Esta actividad asentada en la comunidad ha demostrado una gran fortaleza en las dos crisis económicas vividas en los últimos años, la derivada de la crisis financiera de 2008 y la ocasionada por la pandemia. No sólo ha sido uno de los segmentos más resistentes, sino que ha sido clave para la recuperación de otros. Durante la pandemia, ha experimentado además un impulso sin precedentes por el teletrabajo y ha acelerado la digitalización de todas las actividades productivas.

En Andalucía, el entramado innovador se sustenta sobre la red de parques científicos y tecnológicos, donde Administración, empresa y Universidad van de la mano. Estas tecnópolis son ejes estratégicos para fomentar actividades económicas avanzadas desde el impulso de la innovación y el emprendimiento y desde el apoyo de los clústers y constituyen el destino preferente para la atracción de inversores y proyectos empresariales. De sus incubadoras de empresas, entre las que se encuentran algunas de las de mayor prestigio en España, han salido startups cuyos destinos se han unido finalmente a grandes inversores y corporaciones internacionales.

Esa red cuenta con el apoyo de diez universidades públicas, cerca de 26.000 investigadores y más de 2.000 grupos de I+D. Muchos de ellos están distribuidos en los 11 parques tecnológicos que alberga la comunidad, con más de 1.300 empresas instaladas, así como en sus 18 centros tecnológicos.

Dos de estos parques, Málaga TechPark y el Parque Científico y Tecnológico de Sevilla (PCT Cartuja) están inmersos en el desarrollo del proyecto eCity, impulsado por la Consejería, junto a los ayuntamientos de Málaga y Sevilla y Endesa, con el fin de convertir ambos recintos en un ecosistema abierto, digital, descarbonizado y autosuficiente energéticamente. La iniciativa ya ha logrado que 90 empresas instaladas se sumen.

Tres ejes de innovación

En la carrera por la innovación que la comunidad ha iniciado, Málaga, Granada y Sevilla son la avanzadilla en la atracción de talento y la transformación digital. Y los son por la conjugación de una serie de factores y decisiones que ahora comienzan a dar sus frutos: la diversificación gradual de sus economías locales; la puesta en marcha de una estrategia integral de especialización en este campo con la implicación de todos los agentes; o la configuración de un ecosistema innovador que sella interrelaciones entre empresas, Universidad, centros de investigación y Administración.

Las tres plazas, con diferentes velocidades de transformación, han optado por saltarse las viejas recetas del crecimiento y optar por fórmulas más novedosas relacionadas con la inteligencia artificial, el blockchain, la ciberseguridad, el Internet de las Cosas o el Big Data. Esa apuesta les está permitiendo hacerse un hueco en el escenario tecnológico nacional y las coloca en una situación privilegiada para abanderar el nuevo modelo de desarrollo económico asentado en el conocimiento y la innovación que se propugna desde la Administración autonómica. Son tres focos destacados pero no los únicos, y el objetivo de la esfera pública es aprovechar las sinergias creadas y sus capacidades de atracción para replicar el modelo en otros ejes de la geografía andaluza.

Málaga

En Málaga el principal epicentro de la innovación lo constituye Málaga TechPark, pieza destacada de la red andaluza de parques científicos y tecnológicos que se ha consolidado como uno de los ecosistemas más importantes de España y como un atractivo escaparate para la captación de proyectos estratégicos.

Esa capacidad para atraer nuevas propuestas empresariales se materializó en 2021 con más de 40 solicitudes provenientes de entidades locales, nacionales e internacionales especializadas en soluciones, productos y servicios tecnológicos. Multinacionales como TDK o Dekra contarán con presencia en el parque. También es sede de la iniciativa con sello andaluz Innova IRV (Instituto Ricardo Valle de Innovación), que cuenta con la implicación de la Consejería de Transformación Económica. Nace con el objetivo de contribuir a la innovación científica y tecnológica, favorecer la transferencia de conocimiento entre el mundo académico y el empresarial y llevar esos avances al mercado.

Al margen del recinto tecnológico, la propia ciudad fue elegida en 2021 como sede de relevantes proyectos innovadores. Google la seleccionó para crear un centro de excelencia en ciberseguridad con alcance internacional y a ese anuncio le siguieron otros protagonizados GlobantTalent by RebsRedzincTalant o Hispasec. El caso más reciente ha sido la inauguración del Centro Europeo de I+D de Vodafone en Málaga. Esta infraestructura está llamada a convertirse en un hub tecnológico de primer nivel. El Centro es un laboratorio único, que probará soluciones tecnológicas que desarrollará para todo el mundo, creando más de 600 empleos directos de alta cualificación.

Granada

En Granada, el dinamismo empresarial en este campo también viene de la mano del Parque Tecnológico de la Salud (PTS), un espacio docente, asistencial, investigador y empresarial especializado en ciencias de la vida. Es uno de los principales agentes del polo biotecnológico andaluz, el tercero a nivel nacional, y propicia la transferencia de conocimiento entre la esfera de la investigación y de la empresa en este campo, conectándolas con los recursos y apoyos más estratégicos. En su seno ha nacido AcexHealth, la aceleradora apoyada por Transformación Económica, el PTS, la Universidad de Granada (UGR) y la Cámara de Comercio que ofrece acompañamiento y mentorización a las mejores startups biotech.

Desde este parque operará AI Lab Granada, un proyecto liderado por la UGR y las multinacionales tecnológicas Google e Indra. La Junta ha tenido un papel muy activo en su impulso, ya que financiará con 2,5 millones de euros la adquisición del edificio BioRegión, que será la sede de la iniciativa. Este es un ejemplo de la colaboración público-privada para aupar a Granada y a su recinto tecnológico en exponentes de la innovación en el ámbito de la inteligencia artificial. Junto a ese eje también constituye otro vector el Innovation Hub (DIH), denominado AIR-Andalusia. Se trata de un consorcio andaluz para la innovación en inteligencia artificial y robótica aplicadas.

Ya la Universidad de Granada destaca por ser uno de los principales centros de investigación en informática e inteligencia artificial en la esfera mundial. De hecho, el ranking de Shanghai la sitúa entre las cien mejores universidades en la especialidad de Ciencias de la Computación y sus investigadores en este campo son reconocidos en la lista ‘Highly Cited Researchers 2020 (HCR)’. Esa especialización de la UGR, sumada a la transferencia de conocimiento y la colaboración desarrollada con la iniciativa privada, pueden convertir a Granada en un hub de referencia en estas tecnologías disruptivas a nivel nacional y europeo.

Sevilla

Por otro lado, en Sevilla, el PCT Cartuja también es el escaparate del desarrollo tecnológico y la innovación que emerge de su tejido empresarial. El parque obtuvo en 2020 una ratio del 3,34% de inversión en I+D+I por actividad económica, una cifra muy por encima de la media de la UE (2,08%), España (1,47%) y de Andalucía (0,93%). Además, en cuanto al uso de tecnologías disruptivas, el 33% de las entidades que integran el PCT Cartuja han reconocido haber hecho uso de ellas. Destacan Big Data y Analytics (16%), Cloud Computing (13%) e Inteligencia Artificial (12%).

Entre las recientes implantaciones empresariales, se encuentran el Grupo ICA, compañía que ofrece soluciones y servicios TIC de alto valor añadido;

Junto a la actividad empresarial, el recinto también alberga a 167 grupos de investigación en diferentes segmentos, de ellos 54 avanzan en el ámbito de la ingeniería y ocho en el de las telecomunicaciones e informática. De igual modo, desempeñan su labor varias iniciativas de emprendimiento de base tecnológica, como es la Tecnoincubadora Marie Curie y El Cubo, la aceleradora perteneciente al programa Andalucía Open Future, impulsado por Transformación Económica y Telefónica. Precisamente en esta esfera de la innovación, el parque y la Universidad de Sevilla colaboran para fomentar la transferencia de tecnología y la creación de spin-off.

Al margen del PCT Cartuja, la ciudad ha sido elegida por Deloitte para instalar su Centro de Desarrollo Tecnológico en Europa. También han recalado en la capital hispalense la multinacional estadounidense de desarrollo de software Solera o Viewnext con la inauguración de su centro de innovación.

De igual modo, la Junta apoya el despegue en Sevilla de dos relevantes proyectos en el campo de la innovación: el futuro Centro de Innovación UAV y Movilidad Aérea Urbana y el Centro de Innovación Universitario Andalucía-Algarve-Alentejo (CIU3A). El primero permitirá a la comunidad tomar una ventaja decisiva en el avance en las tecnologías aplicadas a los drones y el segundo constituirá un ejemplo de transferencia de conocimiento en la industria 4.0, logística, materiales y sostenibilidad.

Dinamismo en emprendimiento de base tecnológica

Andalucía, con casi 270.000 emprendedores y una tasa de actividad de casi el 5%, se sitúa en el tercer puesto en el ranking nacional según el ‘Informe GEM Andalucía 2020-2021’. Además, la región es la sede de 2.794 startups, cifra que representa el 12,3% del territorio nacional en un ámbito en el que Madrid y Cataluña acogen el 50% del emprendimiento de alto potencial.

De acuerdo con dicho estudio, en la comunidad, el 17,4% de la población percibe buenas oportunidades para emprender, un porcentaje superior respecto al conjunto nacional, que se sitúa en el 16,5%. Aunque las iniciativas empresariales se han visto afectadas por la irrupción de la pandemia, el 18% de los andaluces está relacionado con alguna fase del proceso de iniciar un negocio.

Motor de cambio

Las prácticas más tecnológicas y de alto valor añadido son capaces de dotar de mayor competitividad al tejido empresarial andaluz y uno de los principales retos para Andalucía es colocar a las startups especializadas en ese ámbito en motor de la transformación económica. Para conseguirlo, la Junta ha puesto en marcha o reforzado un complejo entramado de iniciativas públicas.

Entre esas acciones, destacan el Plan General de Emprendimiento de Andalucía o el Plan de Captación del Talento Digital. También en 2021 se lanzó el programa ‘Startup Andalucía Roadshow’, para impulsar la visibilidad de los mejores proyectos emprendedores y apoyar su acercamiento a inversores y mercados, del que la Junta ultima ahora la segunda edición. Al margen de esta iniciativa, la Junta impulsa en la comunidad, junto a Vodafone y Telefónica, dos iniciativas orientadas a convertir ideas innovadoras en negocios viables a través de los Programas Minerva y Andalucía Open Future. Además, se han activado tres fondos de capital riesgo dotados con más de 50 millones. Estos fondos se destinan a startups y a la expansión empresarial.

La Administración autonómica, además de atender a la singularidad de las empresas emergentes, también ha promovido otras líneas de trabajo encaminadas a la simplificación del marco normativo o a la futura creación de la Agencia TRADE, que favorecerá la transferencia de conocimiento y el emprendimiento, además de la agilización de procedimientos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.