Exitosa zambra sacromontana bajo las estrellas del Majuelo en Almuñécar

Exitosa zambra sacromontana bajo las estrellas del Majuelo en Almuñécar.jpg

ALMUÑÉCAR. LA CAÑA FLAMENCA. No todo los días podemos asistir a una zambra, algo tan genuino y tan nuestro.

Muchos turistas pasan a lo largo del año por nuestras cuevas para asistir a tal representación, pero muchos somos los que no tenemos idea clara y completa de lo que es nuestra seña de identidad flamenca. Partiendo de esa idea y recorriendo el camino desde su niñez y sus vivencias, Curro Albaicín, rodeado de su gente, descendientes de esas familias que se instalaron en nuestro Sacromonte granadino, ofreció anoche una velada en la que no faltaron los diferentes tangos, la mosca, la cachucha, los tarantos y como dice Curro Albaicín “sus momias”, refiriéndose cariñosamente a los ancianos, que como él, acompañaron y van transmitiendo ese patrimonio oral.

El regalito, que fueron varios en realidad, vino en el cante por soleares de Jaime Heredia “El Parrón”, el baile de la pequeña promesa “Triana”, el momento emotivo de Curro recitando a Federico García Lorca y el fin de fiesta que nos ofrecieron, después de varios minutos de aplausos. Un fin de fiesta por tangos para la historia de más de diez minutos en el que participaron máximas figuras de las cuevas de nuestro barrio granadino que estaban ya en el escenario o que desde el público se juntaron con el elenco, en el que debemos añadir que no faltaron, además de la magistral guitarra de Luís Mariano, bandurria y pandores.

La Zambra gitana forma parte de la cultura del flamenco, nace en el Sacromonte, en las cuevas de los gitanos. Este cante y baile flamenco se inspira en las bodas musulmanas de la ciudad. Durante las persecuciones de los moriscos, estos se unen a los gitanos, de forma que los últimos se enriquecen con su arte. Con el tiempo, esta inspiración que tenía la zambra en las bodas musulmanas entra de lleno en la de los gitanos del Sacromonte. Las bodas gitanas se dividen en tres bailes principales; la alboreá, la cachucha y la mosca. Nuestras zambras se popularizan a partir del siglo XIX. Los escritores románticos, ensalzan el tópico de los gitanos del Sacromonte. Los gitanos siempre aparecían bailando flamenco en sus obras. Cuando venían a Granada, los viajeros románticos llegaban con esa imagen de los gitanos cantando y bailando flamenco en su cabeza. Este tópico se ve reforzado, porque, para ser los primeros en hacer un espectáculo para los turistas y poder así cobrar, salían de casa vestidos de flamencos. A partir de ahí, las cuevas del Sacromonte se convirtieron en un símbolo de la cultura española.

El flamenco está muy presente en la Generación del 27. El punto de inflexión es el Concurso de Cante Jondo que organizan Manuel de Falla, Federico García Lorca y otros miembros de la tertulia del Rinconcillo. El evento, donde se ve a gente como Fernando de los Ríos, Adolfo Salazar o Juan Ramón Jiménez, se convirtió en un hito nacional, que sirvió para dignificar y difundir una nueva forma de cultura.

Hoy, 10 de agosto, actuará el genial bailaor FARRUQUITO y su cuadro con las entradas casi agotadas, y se cerrará esta edición 2019 con PAOLA ALMODÓVAR y su trabajo “MARIPOSAS Y ALFILERES”, el 11 de agosto.

Pueden consultar toda la información sobre el ciclo y la venta de entradas a través de la web lacanaflamenca.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Flamenco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.