“La elegancia del clásico”

Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Rosario

MOTRIL. Parece que al mismo Dios le ha gustado escuchar la música cofrade en nuestra ciudad. Esa primavera suya, que ha pasado de estar lloviendo y los pronósticos no muy claros, a quedar una noche totalmente apetecible en las dos jornadas, y en ésta aún más, para que los vientos y percusión del Rosario, al más puro estilo cigarrero, anunciaran lo que está por llegar, la Semana Santa motrileña.

Esta era la segunda edición de “Primavera de Dios”, encuentros con la música cofrade que ha organizado El Muñidor. Dos conciertos enfocados a la evolución de la música procesional, que han dejado claro que, en la música cofrade, queda mucho por escuchar; estilos, formaciones, bandas, formas de acometer e interpretar una partitura…y la céntrica Plaza de las Palmera es fiel testigo de ello.

La Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora del Rosario lo ha hecho palpable. La música está ligada con lo bello, con lo estético y tangible, no necesita estridentes ni potencia desmedida. La musicalidad y armonización que esta noche ha derramado la Banda del Rosario, de la Hermandad de la Borriquita de Motril, se escucha, se lee, pero también se siente. Han ofrecido un escogido repertorio, acometiéndolo de la manera más decente y fiel posible. Se presumía como clásico donde los haya; momentos que nos han trasladado a tiempos de antaño, con sus olores y sabores.

Comenzaba la noche la banda del Rosario, haciendo su entrada en la Plaza de las Palmeras, con una marcha en ordinario para dar su bienvenida a todos los presentes. Tras unas palabras de David Lozano, como presentador del acto, empezaban a entonarse los sones de siempre, los que nunca pasan de moda. “La Virgen llora”, Alberto Escámez, 1.930. “Sagrada Lanzada”, Manuel Montoya, 1.930. “Soledad de San Pablo”, Pascual Zueco Ramos, 1.939. “Cristo del Amor”, Alberto Escámez, 1.945. “Réquiem”, Bienvenido Puelles, 1.986. “Misericordia Isleña”, Luis Alfonso Miraut, 1.986. “Y tú, Estrella”, Bienvenido Puelles, 1.987. “Mi Cristo de Recogía”, Bienvenido Puelles, 1.990 “Macarena”, Bienvenido Puelles, 1.991. “Marcha Real”, Manuel Espinosa de los Monteros, 1.761.

Nadie se podía imaginar la pureza del repertorio escogido para este concierto. Un abanico de marchas elegantes, de las que suenan a Cofradía, de las que dejan un sabor dulce en la boca, en espera del cercano Domingo de Ramos.

Durante el transcurso del concierto, Francisco Ruiz, Concejal de Cultura, expresaba su agradecimiento a la organización, alentándolos a que no quedara en vacío estas veladas de música cofrade en las calles y plazas de nuestra ciudad, sino que se hiciera un esfuerzo en continuar ofreciéndolas. Acto seguido entregaba un pequeño recordatorio del acto a Jorge Estéban, como director musical de la formación del Rosario.

La Semana Santa motrileña está a la vuelta de la esquina, vamos a disfrutarla.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música, Motril, Religión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.