“Paramos para ser visibles”

María José Ruiz HódarMaría José Ruiz Hódar. Como cada año celebramos hoy el Día Internacional de la Mujer. Celebramos hoy el reconocimiento internacional de esta mitad de la población diversa, compleja, desconcertante, potente, muchas veces silenciosa, demasiadas veces silenciada, muchas veces invisible demasiadas veces invisibilizada.

Hemos visto durante más de una semana noticias sobre este día 8 de marzo en prensa, en radio, en televisión, en todas las redes sociales. Noticias y comentarios sobre cómo surge este 8 de marzo, cuántos logros hemos conseguido las mujeres en los últimos tiempos, qué hermosas somos, qué hermoso es nuestro espíritu y qué hermosa es nuestra alma femenina. Alabanzas bien recibidas, apreciadas, no obstante, claramente insuficientes.

Insuficientes cuando pensamos en la brecha salarial (aunque “mejor no nos metamos en eso”, ¿verdad?). Insuficientes cuando pensamos en la violencia machista. Insuficientes cuando pensamos en el techo de cristal. Insuficientes cuando pensamos en las condiciones laborales de las mujeres. Insuficientes cuando ser madre es un escollo profesional. Insuficientes cuando no ser madre es un escollo social. Insuficientes cuando no se nos permite decidir sobre nuestro propio cuerpo, ni sobre nuestro propio estilo, ni sobre nuestras propias ideas o afectos. Insuficientes cuando vemos cómo se reduce a la mitad la pensión de viudedad de mujeres que han vivido su vida al servicio de un esposo, de unos hijos, de un hogar que es hogar porque ellas cocinan, lavan, planchan, limpian, gestionan, administran y cuidan. ¡Cuidan!

¡Qué palabra tan importante! Cuidadoras. Las mujeres somos cuidadoras. Cuidadoras y anónimas. Y aquello que no tiene nombre no se tiene en cuenta. No se nombra, no existe. Sin embargo, este 8 de marzo, este 8 de marzo de 2018 es diferente. Este 8 de marzo las mujeres paramos. Paramos para hacernos notar. Paramos para hacer ruido. Paramos para ser visibles y sonoras en nuestro paro.

Este 8 de marzo en todo el planeta, las mujeres, esas heroínas anónimas, detenemos nuestra labor diaria, nuestra labor constante, para que quede claro que cuando nosotras paramos, el mundo se para. Mujeres en todos los campos profesionales, mujeres en todos los ámbitos de la vida, las mujeres paramos este 8 de marzo en todo el mundo para que el motor que mueve la vida de todos y todas se haga notable y despierte conciencias. Todas las mujeres paramos hoy en una huelga incluyente y generalizada. Todas las “sensual geisha” de Forges paramos hoy para que nuestro paro deje en evidencia todo el trabajo no reconocido que día a día las mujeres llevan a cabo en sus hogares, en sus familias, en sus puestos de trabajo, en el mundo.

Las mujeres somos pilares, las mujeres somos cimientos, las mujeres somos motores y si nosotras paramos, el mundo se para. ¡Si las mujeres paramos, el mundo se para! ¡Paremos el mundo!

Desde niña siempre escuché: Si en una casa muere el padre, la familia sale adelante. Pero si muere la madre, si muere la madre la casa se hunde”.

María José Ruiz Hódar
Licenciada en Traducción e Interpretación
Profesora de Inglés

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Motril, Opinión, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.