Alejandro Martínez Colomar campeón del XIX Torneo Open Nacional de Ajedrez para Ciegos

Alejandro Martínez Colomar campeón del XIX Torneo Open Nacional de Ajedrez para Ciegos celebrado en Almuñécar

ALMUÑÉCAR. La competición se celebró desde el pasado 30 de septiembre en las instalaciones del hotel Helios y se clausuró el viernes con la entrega de trofeos.

Martínez Colomar, natural de Santa Eulalia del Río (Ibiza) ganó todas sus partidas aunque reconoció que ha sido un torneo “muy duro”. Han sido partidas muy difíciles y al final he conseguido el primer puesto del torneo. “Esta es la segunda vez que consigo este torneo tras cuatro años sin poder jugar y, por tanto, me siento muy contento”, dijo tras recibir el trofeo de campeón de manos del secretario de la FEDC, Francisco Maldonado, que junto al concejal de Turismo, Rafael Caballero Jiménez y la vicepresidenta del Consejo Territorial de la ONCE Andalucía, Rosario López, y el la directora de operaciones del hotel Helios Almuñécar, Mar Pomares, presidieron la entrega de trofeos y regalos.

El podio se completó con el subcampeonato conseguido por Manuel Pimienta Sánchez (Cataluña) y el asturiano José Carlos Menéndez Solar, que fue campeón de la pasada edición de este mismo torneo. En féminas, la primera clasificada fue Concepción Salas Rasilla (Cantabria).

Este torneo ha contado con la participación de 48 jugadores bajo la organización de la Federación Española de Deportes para Ciegos. Los ajedrecistas recibieron chirimoyas y participaron en el sorteo de un fin de semana.

El evento se desarrolló a siete rondas por el sistema suizo. El ritmo de juego fue de 90 minutos + 30 segundos por jugada, para cada jugador. Todo ello bajo la dirección técnica de Jesús García Callejo y el árbitro Ismael Nieto González.

El ajedrez es un deporte de gran tradición entre las personas con discapacidad visual, por su facilidad para ser practicado de forma integrada en las competiciones con personas videntes.

Para la práctica del ajedrez, los ciegos necesitan sólo algunas adaptaciones en el material de juego. Por ejemplo, el tablero tiene los cuadros negros ligeramente más altos que los blancos para hacerlos diferentes al tacto. Además, las piezas negras llevan, en su parte superior, una protuberancia que las distingue de las blancas.

Cada casilla del tablero tiene un orificio en el centro, en el que se insertan las piezas a través de un pequeño vástago que éstas tienen en su parte inferior. Mediante este sistema, las manos del jugador pueden tocar todas las piezas sin derribarlas.

Las partidas entre ajedrecistas ciegos se juegan en dos tableros. Cada uno de los jugadores mueve las piezas en su tablero de modo que, al tocarlas, no moleste ni sea molestado por su contrario. Los relojes de ajedrez disponen de un mecanismo de voz con auriculares para acceder al tiempo de juego.

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Deportes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s