Miles Sanko despidió el XXX Jazz en la Costa con una sesión de soul bailable

Miles Sanko despidió el XXX Jazz en la Costa con una sesión de soul bailable

ALMUÑÉCAR. Dicen de él que es el futuro del soul, y sin duda lo es, y también el presente, habida cuenta de que para su estreno en Andalucía, en el Festival Jazz en la Costa, hubo que ampliar el aforo a fin de poder atender la demanda de entradas que había para su concierto, que clausuró la trigésima edición del festival sexitano.

Cantante de soul y compositor británico, hijo de madre ghanesa y padre francés, Myles Sanko, conocido como ‘the lovechild of soul music’, empezó su carrera cantando y rapeando con disc-jockeis en discotecas de Cambridge, su ciudad natal. Formó parte de grupos funk como Bijoumiyo y Speedometer, con el cual salió de gira con Martha High, ‘soul sister’ de James Brown

Sanko tiene una voz profunda y matizada, templada y calidísima y canta con una educación y un refinamiento correctísimos, prefiere seducir con el glamour untuoso del soul a hacer un ejercicio de técnica y facultades abrumador. La voz de Myles Sanko, las letras de sus canciones y su estilo moderno y fresco le han valido muchos elogios y un buen número de seguidores. “Quiero que mi música sea un espacio para sentirse vivo. Mi verdadera motivación es la reacción del público cuando canto”, dice, y la cultiva con mimo.

Myles juega entre la elegancia pausada y los bailables de pista, tiene la voz clásica de la Motown, grave, dulce y poderosa, y es un soulman de los de los de los sesenta. De riguroso traje blanco al frente de un septeto muy eficaz antes, fabrica feeling y comunicación a partes iguales, como revuelve temas suyos con los estilos devenidos de sus ídolos, sea Wilson Pickett (“Promises”), los medios tiempos contenidos de Curtis Mayfield (“This Ain’t Living”, “For You”) o directamente citando a sus mayores en el mix de Marvin Gaye: “Mercy, mercy me” y “What’s going on”. Todo bien bañado de soul y religiosidad con coros compartibles tan espirituales como físicos.

Conocedor de los instrumentos del soul clásico e influenciado por artistas como Bill Witchers, Otis Redding o James Brown, Myles se atreve a experimentar para conseguir un resultado cálido y vintage del soul de los sesenta y setenta dando como resultado un fantástico sonido Motown-Atlantic y un espectáculo que fue in crescendo hasta terminar con un público totalmente entregado respondiendo a la llamada del predicador y bailando hasta el final del festival.

Un gran concierto que puso el broche a una semana intensa de buenos conciertos con el que el Festval Jazz en la Costa, que organiza el Ayuntamiento sexitano y la Diputación de Granada, cerraba su 30 edición.

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s