‘Sobre ascua viva, agua’, por Yeray Castro y Francisco Contreras

Podemos presentó en Motril su candidatura para el 26-J

MOTRIL. “Andalucía, no como la demás, sino como la que más”. Una y otra vez lo recordaba José Luis Serrano en sus clases, en sus intervenciones parlamentarias, en sus charlas con los compañeros.

Quedan ya casi desdibujadas en la memoria aquellas movilizaciones en todas las provincias andaluzas que allá por aquel 4 de diciembre del año de 1.977 sacaron a más de millón y medio de personas al grito de “amnistía, libertad y autonomía”. Marcaron el camino con el que nuestra tierra iniciara la deriva competencial prevista en el artículo 151 de la Constitución Española.

Fueron años en los que los conflictos surgidos por la crisis económica, con especial repercusión en el campo andaluz, las huelgas en distintos frentes del tejido productivo, la más que palpable inestabilidad política propia de la época, unidos a una larga lista de acciones reivindicativas en lo social marcan un tiempo de lucha y reivindicación de la dignidad e identidad andaluzas.

“Se acabe el paro y haya trabajo, escuela gratis, medicina y hospital, pan y alegría nunca nos falten, que vuelvan pronto los emigrantes, haya cultura y prosperidad”, cantaba en aquellos años otro granaíno ilustre, Carlos Cano, en su famosa ´Murga de los currelantes´.

Estas protestas y reivindicaciones iniciaron su proceso de declive con posterioridad a 1982, una vez conseguido el estatuto. Aquellas históricas movilizaciones pasaron a ocupar un lugar olvidado en la reciente y corta historia de la autonomía andaluza, no se escatimaron esfuerzos para que así sucediera.

Quizá se pecó al creer que el proceso autonómico funcionaría como “bálsamo de fierabras”, quizá se interiorizó de manera equivocada la justificación del medio, porque en si mismo supondría la solución de todos los males.

Lo cierto es que reivindicaciones históricas de los jornaleros del campo andaluz, como la reforma agraria, comenzaron a perder fuerza. A ello se unen unas tasas de paro altísimas cuya única solución es la implementación de ayudas a través del plan de empleo rural (P.E.R.), el miedo a quedarse sin empleo es, sin duda alguna, inicio de redes clientelares y causa de desmovilización reivindicativa. No se puede pasar por alto que también se produce una moderación de los líderes sindicales y políticos que acogen con cierto acomodo la gestión en las instituciones. Nos situamos así en una nueva forma de entender la acción política cuya base se sustenta sobre el concepto de “subsidio”.

“Trabajo para morir viviendo. No quiero trabajar para vivir muriendo”, decía Federico García Lorca. En muy poco tiempo se despojó el medio, el proceso autonómico, de su fin, el carácter reivindicativo de políticas sociales, para volver a situarnos en el asistencialismo caritativo.

Aunque es innegable que en estos cuarenta años se han producido avances en todos los campos, educación, infraestructuras, incorporación de la mujer al mundo laboral, etcétera; y se da por sentada cierta complejidad para abordar y resolver muchos de los problemas que responden a cuestiones de estructura económica, no es menos cierto que actualmente soportamos unos índices de desempleo rayanos en lo escandaloso, con miles de jóvenes emigrando por el mundo, más de un millón de andaluces sufriendo la pobreza extrema y alrededor de un 45% de residentes en riesgo de exclusión o pobreza. Todo esto desde un centralismo sevillano que concentra allí las mejoras y reparte en todas las provincias los problemas. Los versos de Carlos Cano, tanto o más vigentes que entonces.

Es necesario acabar con esta situación, es necesario devolver la dignidad a nuestra autonomía. Nuestro estatuto de autonomía prevé en su artículo 23.2 una renta básica que garantice unas condiciones de vida digna en caso de necesidad, por supuesto, su cumplimiento sigue siendo una reivindicación por desconocimiento de quienes están obligados a instituirla, me surge la duda de que no estemos ante el mismo escaparate urdido tras 1.982.

Es imprescindible también un cambio profundo en la gestión, acabar con el clientelismo, consolidar derechos, garantizar una educación pública y de calidad con una inversión adecuada y planes de estudio eficaces y adaptados, asegurar la asistencia sanitaria con los recursos y el cuidado que merecen pacientes y profesionales, proteger nuestro medio, desarrollar y diversificar industria sostenible que explote nuestras riquezas sin acabar con ellas.

El cambio no es sólo posible, sino urgente. Tenemos una tierra rica, tenemos una juventud preparada y aunque mejorable, tenemos una autonomía, una nación histórica, una Andalucía como la que más. Pero también hay que descentralizar, repartir la autonomía en todas las provincias, no puede girar todo en torno a Sevilla y Málaga. También queremos una Granada como la que más.

Claro que no, “no tiene porque ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad”… pero sí, va desnudo. Gritaba la obviedad aquel niño destrozando las pretensiones reales en la historia de Hans Christian Andersen.

ANDALUCÍA COMO LA QUE MÁS… Gritó José Luís Serrano.

Volvía a lo obvio, pero esa obviedad fue la que permitió desmantelar la mesa y dejando a la vista la verdad negada; y sí, seguimos desnudos, pero cada vez menos ciegos.

Andalucía y Granada son acreedoras de José Luís, de su legado; su deuda perdura, en su lugar, sus herederos, con Carmen Lizárraga a la cabeza, tenemos la obligación de saldarla y no caben mas demoras…

Andalucía como la que más, Granada como la que más. Donde poder morir viviendo y que no nos falte de na.

_

Yeray Castro Segura
Secretario General de Podemos Motril

Francisco Contreras Escribano
Responsable de Acción Institucional de Podemos Motril

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Motril, Opinión, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.