El Plan del Litoral impulsará el desarrollo económico preservando la costa de la «urbanización salvaje»

Barranco Enmedio en Almuñécar

SEVILLA. En el tramo de la Costa Tropical de Granada, las medidas de protección se centran en aquellos espacios no ocupados, así como en reforzar la conectividad del litoral con espaciosforestales y serranos del interior, destacando entre ellos los Barrancos de Enmedio, del Cambrón y del Safio.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio afirma en el Parlamento que este nuevo instrumento de planificación reforzará la protección de espacios no urbanizados.

José Fiscal ha asegurado en el Parlamento andaluz que el Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía se convertirá en un activo de primer orden para la competitividad turística y para el desarrollo de la región. En este sentido, ha afirmado que la Junta trabaja para que el desarrollo territorial y urbanístico constituya el motor del cambio económico en la comunidad, a la vez que garantice la protección del medio ambiente. En definitiva, se pretende generar riqueza corrigiendo y evitando «el modelo de urbanización salvaje que ha sido el germen de la burbuja inmobiliaria».

Durante su intervención, el consejero ha recordado que este documento, previsto en el decreto ley de medidas urgentes de 2012 para garantizar la preservación de los espacios no urbanizados de la franja costera, tiene como objeto «completar y unificar la ordenación establecida por los planes de ordenación del territorio de ámbito subregional». Dicho plan fija los objetivos y criterios a los que ha de atenerse el planeamiento municipal en relación con aquellos terrenos que destacan por sus valores ambientales, naturales, paisajísticos, culturales, agrícolas y forestales.

Este nuevo instrumento de protección afecta a los 62 municipios litorales, incluyendo los terrenos comprendidos en los primeros 500 metros de las costa, así como de todas aquellas zonas necesarias para asegurar las finalidades de conservación. En concreto, a una franja con una extensión aproximada de 50.000 hectáreas y una longitud de costa de 859 kilómetros. Por el contrario, el plan no afecta a los suelos urbanos, a los terrenos calificados como sistema general portuario y aeroportuario y a suelos adscritos a la defensa natural.

Según Fiscal, con ello se preserva el 55% de la superficie del litoral andaluz (un 86% si se excluyen los ámbito urbanos), lo que supone un incremento de la superficie protegida del 42%, pasando así de 19.000 a 27.000 hectáreas. En este sentido, ha afirmado que este plan «no suspende ni paraliza el crecimiento de los municipios del litoral pero si frena aquellos crecimientos que hoy día se consideran insostenibles». De hecho, en los municipios afectados se podrán construir todavía unas 600.000 nuevas viviendas, 154.000 en la franja del litoral.

El consejero ha aclarado que este documento establece tres categorías de conservación. Por un lado, las áreas que ya disponen de protección, cuyo régimen de usos será el establecido por su legislación específica. Por otro, los suelos que presentan valores naturales o paisajísticos relevantes en los que se prohíbe la alteración de sus características y se permite la construcción de edificaciones destinadas a la conservación o a actividades recreativas o educativas. Y, por último, los terrenos que cuentan con valores naturales, paisajísticos o agrarios, los que permiten la conectividad de la costa con el interior y la formación de barreras urbanas o los que contribuyen a la mejora de la calidad ambiental de zonas muy urbanizadas.

Regeneración ambiental y paisajística

En este sentido, Fiscal ha resaltado que este instrumento de planificación prevé la redacción de un plan especial, cuya redacción se realizará entre los años 2016 y 2019, para la implantación de las actuaciones de interés público y en el que se recogerán medidas de regeneración ambiental y paisajística en los terrenos protegidos en la segunda y tercera categoría de protección.

Así, en la provincia de Huelva, donde los entornos de las marismas cobran especial significación, se protege los arenales costeros, zonas de gran valor ecológico que contribuyen a la estabilización de los suelos y al mantenimiento de las playas.

En la Bahía de Cádiz, con áreas estratégicas para amortiguar la presión del núcleo urbano sobre la marisma y la costa protegida, se ven afectados suelos de Puerto Real y San Fernando; mientras que en los municipios de Conil, Vejer de la Frontera y Barbate se refuerza la protección ya establecida por la legislación ambiental. Cabe destacar que en la zona de El Palmar o Zahora, donde los crecimientos urbanísticos irregulares han desalojado prácticamente los usos agrarios originales, se protege el suelo no urbanizable para no intensificar la ocupación urbanística del litoral. En el caso de la Bahía de Algeciras, se preserva enclaves que permanecen con un cierto grado de naturalidad, generalmente asociados a cauces fluviales, entre los que destacan Getares, el río Guadarranque y el Parque Carteia.

En el litoral mediterráneo este plan especial tiene como objetivo garantizar la permanencia de los componentes naturales existentes, respaldar la conectividad ecológica y evitar la conurbación entre la aglomeración urbana de la Bahía de Algeciras y la Costa del Sol; mientras que en el de la costa de Málaga, uno de los escenarios más transformados del litoral andaluz, el medio natural y el paisaje son determinantes para la mejora de las condiciones ambientales y la calidad de los espacios turísticos.

En el tramo de la costa tropical de Granada, las medidas de protección se centran en aquellos espacios no ocupados, así como en reforzar la conectividad del litoral con espacios forestales y serranos del interior, destacando entre ellos los Barrancos de Enmedio, del Cambrón y del Safio.

En el Poniente almeriense- Bahía de Almería se establece la conservación de los tramos que de Adra a Almería presentan acantilados y pequeñas calas en el contacto de las sierras de La Contraviesa y Gádor con el mar. En el espacio de la Bahía se propone la protección de los suelos no ocupados por urbanización en la margen izquierda del río Andarax y en la zona del Levante almeriense el frente litoral de las sierras Cabrera y Almagrera.

Por último, el titular de Medio Ambiente ha destacado que, en el proceso de tramitación del Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía, han participado en su redacción, además de la Junta de Andalucía, la Administración General del Estado y representantes de los ayuntamientos designados por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). En el transcurso de información pública del mismo se presentaron cerca de 3.500 alegaciones por parte de los municipios afectados, organizaciones sindicales, empresariales y ecologistas, grupos profesionales, universidades y ciudadanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.