Muchas intervenciones en el mitin de IU en La Herradura

Mitin en La Herrdura de IU

LA HERRADURA. Izquierda Unida celebró en La Herradura el mitin de cierre de campaña.

El mitin se celebró en el comedor del Colegio Las Gaviotas ante una sala prácticamente llena y fue presentado por la coordinadora local. Como característica especial, hay que señalar la intervención de muchas personas en este acto. Luci indicó que con este formato querían poner de relieve la diferencia con otras organizaciones que todo lo basan en una persona eliminando la democracia y la participación.  Luci hizo autocrítica por la manera en que IU había abordado sus primarias sin mecanismos para compensar la baja afiliación de la organización en la Herradura. Este error inicial se ha visto equilibrado, aseguró Luci, con la incorporación al trabajo y a los materiales de propaganda de numerosas personas no afiliadas que dan su apoyo a IU en estas elecciones.

La primera en intervenir fue Antonia López, que centró su discurso en la necesidad de apoyar al sector hostelero siempre que sus instalaciones estén abiertas todo el año y se respeten los derechos de los trabajadores. Señaló también la voluntad de IU de acabar con privatizaciones que cuestan mucho dinero al ayuntamiento, como es el caso de la recogida de basura y la limpieza. Asimismo, se refirió al compromiso de IU para vigilar, en aquellos trabajos que se encarguen a empresas, el cumplimiento de la normativa laboral en materia de seguridad e higiene.

Juan Carlos Cacín fue presentado como una de las personas relevantes en la lucha de La Herradura por su identidad como pueblo. Juan Carlos felicitó a IU por incluir en su programa diversas medidas que van a impulsar el avance de La Herradura tramitando la creación de la Entidad Local Autónoma y planteando diversas infraestructuras de importancia que mejorarán la vida ciudadana. Cacín señaló las insuficiencias del programa de IU en 2011 y marcó el importante cambio en ese compromiso de IU como el hecho que le había llevado a incorporarse al proyecto de IU en esta legislatura que ahora comienza.

Almudena Rubio, periodista e investigadora, agradeció a Luci su invitación a participar en el acto y puso de relieve su admiración por las personas que militan al servicio de las demás. Desde su no militancia política en ninguna organización, Almudena elogió el trabajo incansable de la militancia de IU en estos últimos años y deseó un buen resultado para la formación de izquierdas.

Alejandro Rebollo arrancó los aplausos de la sala al hacer referencia a una intervención de Hugo Chávez en un encuentro internacional. Si Hugo Chávez se refirió a la presencia de Bush diciendo que allí olía a azufre, Rebollo aludió, sin mencionarlo, al diablo que había estado el día anterior en el mismo colegio de La Herradura cerrando campaña. Rebollo hizo una crítica dura a quienes se proclaman de izquierdas y plantean las mismas reivindicaciones que la derecha. En concreto, Rebollo señaló la incoherencia de que un partido supuestamente de izquierdas plantee como reivindicaciones prioritarias puertos deportivos, centros comerciales y campos de golf. Hablar de campos de golf cuando nuestros agricultores no tienen agua para regar es una burla al sentido común, concluyó Alejandro.

Tomás Hernández elogió el trabajo desplegado por IU en esta localidad y manifestó su admiración por el hecho de que los principales candidatos estuviesen el día de antes repartiendo propaganda por Marina de Este a las dos de la tarde. ‘Están locos’ dijo en tono cariñoso. Tomás resaltó la gran diferencia que él veía entre la IU que se encontró cuando llegó a esta localidad, hace ya bastantes años, y la IU de ahora, pletórica de ideas, trabajo y autoridad. IU se ha ganado el respeto de la sociedad por su buen hacer y su coherencia, destacó Tomás.

Paco Morgan señaló como uno de los logros de IU el haber identificado plenamente al enemigo número uno de la democracia en este municipio. Hay otros problemas y otros rivales, señaló Morgan, pero no debemos perder de vista el reto principal que es el de acabar con la corrupción y las prácticas mafiosas del pasado. Morgan puso de relieve la falacia de los discursos identitarios que se propagan con el ánimo de confundir al elector. Más allá de las etiquetas, la realidad de la derecha y la izquierda se pone de relieve en las votaciones de los Plenos. Todos los grupos, los que se llaman de derechas y los que se autodefinen de izquierdas, han hecho causa común y han votado como una piña para privatizar el agua, la limpieza o la ayuda a domicilio. Todos han votado para mantener el privilegio de los concejales de poder aparcar gratis y todos se han puesto de acuerdo para disponer de invitaciones gratuitas a los actos lúdicos que cuestan dinero. En este ayuntamiento, en los temas importantes, ha habido dos bloques: de un lado, los dos concejales de IU; y del otro, el resto de grupos.

Fermín Tejero cerró el acto agradeciendo a los asistentes su presencia y señalando la convicción de un buen resultado de IU este domingo. Fermín habló de la necesidad de compaginar empleo y respeto al paisaje. Señaló que IU había sido la única organización que defendió en el Pleno del ayuntamiento el respeto al Plan del Litoral. De nuevo, los que se dicen de izquierdas habían votado exactamente lo mismo que esa derecha a la que dicen oponerse. La Herradura tiene muchas zonas para crecer sin necesidad de tocar nuestras vegas, aseguró Tejero. El candidato a la alcaldía concluyó el mitin manifestando la voluntad de Izquierda Unida para conformar, no un gobierno de izquierdas sino un gobierno con un programa de izquierdas, que no es lo mismo. Ese nuevo gobierno y ese nuevo programa serán posibles y necesarios porque, según Fermín, el pasado ya está enterrado y este municipio está en el comienzo de un nuevo ciclo político.

Intervención de Alejandro Rebollo

Buenas tardes a todos.

Algunos de vosotros ya me conoceréis, especialmente mis vecinos de La Herradura. A otros os sonará mi cara de algún acto de Izquierda Unida. Y otros directamente no me habréis visto en la vida.

Yo no soy militante de Izquierda Unida. No soy militante de ningún partido, pero eso no quiere decir que no sienta la política o que no la considere uno de los pilares fundamentales de la sociedad. Tengo la suerte de haber nacido en una familia comprometida y trabajadora para la que la política siempre ha sido algo más que noticias en un informativo o tema de conversación ocasional. En mi casa siempre se ha vivido la política de forma intensa y siempre hemos tenido clara nuestra ideología.

De niño alguien me dijo que quien a los 20 años no era de izquierdas no tenía corazón, pero quien a los 40 lo seguía siendo no tenía cabeza. En aquel momento uno absorbe todo lo que le dicen como una esponja, y acepté esa afirmación casi como un dogma.

Ahora, que me encuentro a medio camino entre los 20 y los 40, y gracias a la madurez y el análisis de esta realidad social en la que vivimos, me encantaría volver a encontrarme a esa persona para decirle con rotundidad lo equivocado que estaba y explicarle por qué ahora, precisamente ahora, y sin importar la edad que tengas, la izquierda es más necesaria que nunca.

Vivimos en un país, en una comunidad, en un municipio, con niveles de paro dignos de revuelta social, donde el clientelismo está a la orden del día y donde los intereses de unos pocos están por encima del bien común.

La corrupción, la falta de civismo y la nula responsabilidad social son rasgos comunes de muchos de nuestros dirigentes, esos que campan a sus anchas por esta tierra como antaño hacían los bandoleros, con dos diferencias notables: que estos proscritos ya no llevan un pañuelo en la cabeza, sino que van trajeados, y que están ahí porque los votamos y los amparamos nosotros, la sociedad, convirtiéndonos en cómplices de su saqueo continuo del estado del bienestar.

Da igual si hablo de Madrid, de Sevilla o de Almuñécar y La Herradura, es el mismo patrón repitiéndose una y otra vez a distinta escala y no hace falta ser un viejo lobo de mar para saber que por este rumbo no llegaremos a buen puerto.

Ya es hora de cambiar esto.

Nosotros, los jóvenes, debemos tener un papel protagonista en este cambio. El 15 de mayo de 2011 yo vivía en Madrid y estuve presente en la manifestación que desembocó en una acampada improvisada en Sol, con el posterior terremoto social que aquello supuso. Respiré, por primera vez, un ambiente que sólo conocía por libros que había leído o historias que había escuchado de primera mano por familiares de otra generación. Aquella tarde en Madrid el aire olía a cambio, olía a protesta, olía a indignación pero, sobre todo, olía a esperanza.

Con el comienzo de la campaña electoral he visto a una parte de mi generación interesarse por la política. Los he visto en actos, en mítines, repartiendo octavillas y haciendo llamamientos desde sus redes sociales. Es importante que los jóvenes nos impliquemos en la vida política porque nos afecta a todos y los problemas no se solucionan indignándose en la barra de un bar un sábado por la noche. Y aunque una parte de esta juventud haya adquirido esta repentina conciencia política por la promesa de un cargo o un enchufe si todo sale bien, fomentando ese clientelismo que antes mencionaba, otra parte realmente tiene iniciativa y ganas de aportar al cambio, independientemente de su ideología política.

Pero todos sabemos que el cambio no es fácil, no es algo que se consiga de la noche a la mañana, y tiempos desesperados requieren de medidas contundentes.

Tenemos en nuestro municipio un panorama político complejo. De las 8 formaciones que se presentan a estas elecciones municipales, sólo hay una de izquierdas, algo significativo y desalentador a partes iguales. Algunos diréis que algunas de las nuevas fuerzas políticas y el PSOE también lo son. No podría estar más en desacuerdo. Sobre las primeras, sólo hace falta escarbar un poco en los perfiles de sus integrantes para darse cuenta de que son diametralmente opuestos a lo que la izquierda representa. Y sobre el PSOE, un partido que sabiendo el estado actual del municipio y sus necesidades plantea construir otro puerto deportivo, centros comerciales y campos de golf, debería cuanto menos entregar la S y la O de sus siglas para dejar de engañar a la gente. Plantear la construcción de campos de golf cuando los agricultores de mi pueblo la poca agua que tienen la pagan a precio de oro y sus plantas se están secando es un insulto a todos ellos.

Sobre el resto de formaciones y su posicionamiento ideológico, no hace falta decir que su única ideología es la suya propia, la de sus carteras y las de sus amigos. Estoy harto y me niego a fomentar este expolio continuado con mi voto.

Cuando nos referimos a la política a escala local mucha gente dice ‘yo no voto al partido, voto a la persona’. Para mí eso es un error. Esa persona te puede caer muy bien y te puede decir cosas estupendas, pero en política las palabras se las lleva el viento con asombrosa facilidad. Yo prometo, yo me encargaré de cambiar esto, con tu voto podré hacer esto otro, y así cada 4 años. La única palabra que tiene validez en política se llama programa.

Estamos hartos de encantadores de serpientes, los ciudadanos queremos un programa serio, factible y tangible, que en lugar de prometer decenas de nuevas obras y mejoras estéticas, ofrezca soluciones reales para mejor la calidad de vida de nuestros vecinos y la salud democrática del municipio. He leído varios, y espero que vosotros también, y el programa de IU es el único que aborda los problemas de la gente de forma seria, realista y contundente.

No voy a entrar a desgranarlo, está a vuestra disposición, pero propuestas sobre la mejora de la transparencia, la participación ciudadana o la municipalización de servicios para ahorrar costes y generar empleo, creo que deberían ser básicas en el programa de cualquier partido que realmente quiera mejorar la situación de nuestro municipio. Todo lo demás es fachada.

Y ya para finalizar, me gustaría hacer un llamamiento a la gente que acusa a las formaciones de izquierda de utópicas, de querer cambiar el mundo en el que vivimos desde un enfoque de todo menos realista. A esa gente les diré que problemas en el mundo hay muchos, demasiados, pero por cada problema que identifiquemos hay mil personas decentes, capaces de unirse y trabajar para cambiar las cosas. Y aunque esto sean sólo unas elecciones municipales, no se me ocurre mejor forma de dar un primer paso. Las cosas se cambian desde abajo, desde los barrios, y como dijo un tal Salvador Allende en su último discurso.

“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos”.

Salud y República.


Nota de prensa IU Almuñécar

Deja un comentario

Archivado bajo Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .