A propósito de la esquizofrenia, por Francisco Fernández (concejal de IU)

Foto Francisco Fernández 3Francisco Fernández. En un digital de reciente aparición al que deseamos éxito (El Vendaval), una persona que no se identifica, escribe sobre la sociedad almuñequera. Este escritor o escritora habla del PSOE como partido que ha cometido muchos errores, con la exigencia de renovarse o morir. Al referirse a IU, el artículo habla de esquizofrenia. Sus palabras exactas son estas: IU, partido esquizofrénico donde los haya, se debate entre la obsesión por Benavides y el apoyo nada menos que a un gobierno del PP, que anima a los vecinos del municipio a engalanar sus balcones durante la Semana Santa. Cayo Lara debe estar abochornado ante semejante herejía. Pero mientras tanto, ellos se mantienen a flote con dos concejales que seguramente tienen asegurados en las próximas elecciones.

He leído por ahí que la esquizofrenia es una enfermedad mental crónica que afecta al uno por ciento de la población mundial. Los síntomas incluyen alucinaciones persistentes auditivas y visuales, delirios y paranoia, entre otros. Supongo que el autor del artículo Sexi is different no se refiere exactamente a esto, y que utiliza el término esquizofrenia en sentido figurado.

Con todo respeto hacia el autor de este artículo de opinión, hablar de la esquizofrenia de IU supone, desde mi punto de vista, un desconocimiento de la actividad real de IU en esta legislatura. Y ello sin entrar en anécdotas como esa de que los concejales del PSOE, no todos, desfilen en las procesiones saludando esos balcones que el PP engalana, o esas otras anécdotas de que los concejales socialistas, ahora sí todos, voten a favor de que se nombre alcaldesa perpetua a la Virgen o se dé a determinadas calles el nombre que diferentes cofradías han pensado como más adecuado. Pero ya digo, eso son anécdotas que tienen poco que ver con lo que yo entiendo por política.

Desde antes de celebrarse las elecciones, cualquiera que hubiese leído nuestro programa electoral, podía leer con claridad que IU apoyaría para la alcaldía a cualquier grupo distinto a CA. A este respecto sólo podía engañarse el que quisiera. Ojalá hubiésemos ganado las elecciones. Ojalá, en su defecto, hubiese habido una mayoría de izquierdas para relevar a CA. Pero el resultado electoral fue el que fue; y con ese resultado, IU sólo podía hacer lo que hizo. Permitir que CA hubiese seguido gobernando habría sido contrario al programa electoral, contrario a nuestras declaraciones, charlas y comunicados de los últimos cuatro años y, además, estúpido políticamente.

La inconsecuencia, o lo que el articulista llama esquizofrenia, podríamos encontrarla con más facilidad en un PSOE que dio un sólo voto al PP pensando que con esta singular forma de votar nadaba y guardaba la ropa. Desde mi punto de vista, y con todo el respeto a las decisiones tomadas por los compañeros de este partido, fue la muestra de una política surrealista que marcaba la falta de rumbo claro desde el primer día de la legislatura. Ha sido, en mi opinión, la legislatura del complejo. Sus titubeos y su falta de coherencia no hacían sino alimentar la propaganda mafiosa y embustera de quienes veían cómo el poder de seguir mangoneando se les escapaba gracias a la firmeza y decisión de Izquierda Unida. A saber qué habría hecho el PSOE con una IU titubeante.

Una vez conseguido el objetivo democrático de quitar de la alcaldía al personaje que más daño ha hecho a la democracia, a la izquierda y a la hacienda municipal en este pueblo, IU comenzó una legislatura compleja marcada por dos elementos que nunca hemos olvidado: en primer lugar, éramos y somos un grupo de oposición; en segundo lugar, éramos y somos un grupo sensato que no quería, y no quiere, poner en peligro la estabilidad del nuevo gobierno. Ya tenía bastante este nuevo equipo con sortear las múltiples trampas y zancadillas que cada día ponía un grupo de políticos profesionales y vividores, lógicamente resentidos. La situación era evidentemente complicada, pero lo era aún más si tenemos en cuenta la actuación de un pequeño grupo de técnicos muy bien pagados que hacían política descaradamente en defensa de sus privilegios y, sobre todo, buscando tapar su implicación evidente en todas las corruptelas llevadas a cabo por la secta que ha usado y abusado del poder en estos últimos treinta años. Hasta para readmitir a los cinco trabajadores injustamente despedidos en la anterior legislatura hubo que sortear zancadillas de todo tipo de las que felizmente salimos con la colaboración de todos. Gracias desde aquí a los abogados amigos que nos echaron una mano en tan delicado asunto.

Barajando estos dos elementos, el papel de IU en esta legislatura ha sido de denuncia, pero sobre todo de propuesta, de aportación en positivo, de iniciativas para mejorar el municipio. Aún así, no hemos parado de denunciar aquellas decisiones del equipo de gobierno que nos parecían negativas para el pueblo. Reto al autor del artículo a que cuente los comunicados públicos de crítica y denuncia al equipo de gobierno presentados por IU y por otros grupos.

El primer comunicado de crítica de esta legislatura lo lanzó IU en los primeros días de agosto, recién formado el nuevo equipo de gobierno. IU criticaba la decisión de echar tierra en las playas. Desde entonces, se cuentan por decenas los comunicados de IU criticando y denunciando al equipo de gobierno.

Hemos criticado el gasto excesivo en fanfarria, pero no sin señalar que ese gasto era muy superior en la etapa anterior. Hemos denunciado públicamente contrataciones innecesarias, gestiones lentas y torpes en casos como el del acuario y el Loro Sexi o actuaciones dudosas en el caso de la recaudación.

Nadie puede afirmar, sin faltar a la verdad, que IU no ha hecho denuncia y crítica desde el primer día de legislatura. Hay que ser especialmente imaginativo, o creer sin análisis crítico la propaganda de la secta, para encontrar la esquizofrenia. Le aseguro que Cayo Lara no está abochornado. Ni tampoco lo están los dirigentes provinciales y andaluces que han respaldado públicamente, como en otros municipios, la opción por el mal menor, llegando a acuerdos difíciles para frenar la corrupción.

Esa actitud de denuncia permanente la hemos simultaneado con una labor exhaustiva de propuesta y de trabajo en busca del consenso. Desde la constatación lógica de que el equipo de gobierno tenía y tiene un programa muy distinto del nuestro en bastantes temas, era nuestra obligación trabajar en positivo por intentar la consecución de acuerdos en aquellos temas en que era posible. Los vecinos aprecian el debate, pero quieren, ante todo, propuestas y soluciones. En esa línea hemos trabajado, aún sabiendo que la legislación otorga un poder excesivo a la alcaldía.

Y así fue como se fraguó un acuerdo aceptable sobre la zona azul. Lógicamente, como en cualquier acuerdo a cuatro bandas, no salió nuestra propuesta, pero llegamos a un consenso bastante razonable que se acercaba bastante a las peticiones de la ciudadanía.

Trabajamos en positivo, colaborando de forma decisiva a elaborar el Reglamento de la Bolsa de Trabajo que tan necesaria era para este pueblo. Es evidente que al PP no le gusta la Bolsa de Trabajo pero también es evidente que nunca se hubiese podido sacar adelante un instrumento similar con el alcalde anterior. Está claro que este equipo de gobierno sólo accedió a regañadientes a aprobar esta iniciativa de IU y PSOE. Y es por ello que nunca han mostrado verdadero interés en darle impulso. Por eso, hemos denunciado hasta en cinco ocasiones, y con toda la dureza que hemos considerado necesaria, la pasividad, la negligencia, la actitud obstruccionista del equipo de gobierno en este tema.

Lo mismo ocurrió en el tema de los presupuestos. Hubo una negociación bastante abierta en la que todas las partes demostramos sensatez y prudencia, con algunas salidas de pata que prefiero no comentar porque harían demasiado daño. No es el momento todavía, pero igual hay que contar esa historia dentro de unos años.

Mérito de todos, también de IU, es que este ayuntamiento haya frenado la carrera hacia ninguna parte del anterior mandatario, que había logrado llevar las finanzas a una situación muy delicada y que va a condicionar, sin duda alguna, la gestión de cualquiera que gobierne el municipio en los próximos veinte años.

De un presupuesto de 44 millones hemos pasado a uno cercano a los 30. Lógicamente, gastando 14 millones menos, es decir, la tercera parte menos, la inversión en obra nueva se tiene que resentir de manera sensible. Es inevitable. La pesada losa de una deuda galopante, unida a las drásticas medidas tomadas por el gobierno central y a una merma considerable de los ingresos, han hecho que este ayuntamiento, como tantos otros, se haya tenido que poner en serio a la tarea de mirar con lupa cada euro que se gasta.

Y en este tema, con una valoración globalmente positiva, también hemos tenido que denunciar ciertos excesos que se han cometido en festejos, contrataciones innecesarias o viajes que se podían y debían haber suprimido. Ahí están las hemerotecas para avalar estas afirmaciones.

Pero hay que aclarar, para dejar las cosas en su sitio, ese socorrido y falso sonsonete que, con toda intención lanzó CA desde el primer día de legislatura, Me refiero al exitoso lema embustero del dos más uno, luego reconvertido en tres más uno cuando fracasó la jugada de la Mancomunidad y CA vio que el PSOE ya no le servía para nada.

La gente debe saber que en los temas más conflictivos, IU ha votado en contra del equipo de gobierno mientras el PSOE le daba su apoyo. Y no tendríamos nada que objetar, porque cada grupo vota según su estrategia, su programa y su militancia, salvo que en esas ocasiones que ahora comentaré, el voto del PSOE ha sido justamente en contra de aquello que dicen defender y de aquello que reclaman sus afiliados, esos que nos muestran en la calle su extrañeza día sí y día también por la actitud de su partido.

El caso más emblemático fue el de la privatización por veinte años más de la gestión del agua en la comarca. El PSOE apoyó al PP en la Mancomunidad, pero también el PSOE, y eso no lo esperábamos, apoyó al PP en el ayuntamiento sexitano. Mientras IU votaba en contra de un acuerdo que nos va a costar muy caro, PSOE y PP votaban juntos en defensa del negocio del siglo, ese que ha hecho la empresa del agua. Curiosamente, en este Pleno tan importante, cuando aún no se sabía qué iba a votar el PSOE sexitano, dos concejales de CA (entre ellos, el jefe) se ausentaron para evitar que los votos sumados de IU y CA (9) pusieran en peligro al equipo de gobierno (8). Siempre he sospechado que la ausencia de los dos concejales de CA en este Pleno no fue casual. Quizá algún día esa sospecha se pueda convertir en certeza. No es la primera vez que una multinacional usa una argucia semejante para conseguir sacar adelante sus objetivos. Estamos hablando de muchísimo dinero.

También era muy importante el Pleno convocado para decidir qué postura tomaba el ayuntamiento ante el Plan del Litoral elaborado por la Junta de Andalucía. Para sorpresa nuestra, el grupo socialista votó, igual que CA y PA, a favor de un documento elaborado por el PP y que defendía el derecho a seguir urbanizando todo el litoral en la falsa identificación de progreso con construcción desaforada. Sólo IU defendía, con matices que explicamos en su momento, el documento elaborado por la Junta de Andalucía. ¿Dónde podemos buscar, y encontrar, la esquizofrenia?

IU se ha quedado sola igualmente cuando ha planteado rescatar aquellos servicios municipales en los que el contrato se iba terminando. En todas estas mociones, el PSOE ha defendido al equipo de gobierno impidiendo cualquier posibilidad de gestionar de forma pública los servicios municipales. Lógicamente, no esperábamos el apoyo en estos temas de la derecha en sus versiones de PP o CA, y sabíamos de las dudas del PA en cada uno de estos debates, pero, sinceramente, habría sido bueno para el votante de izquierdas visualizar una confluencia de IU y PSOE en estos asuntos que son los que verdaderamente diferencian una política progresista de una conservadora.

Echando un vistazo a los Plenos, se puede comprobar que en más del noventa por ciento de los temas, la votación ha sido unánime, lo que pone de manifiesto dos cosas evidentes: primero, que la gran mayoría de los temas municipales son de sentido común y al margen de la ideología; y segundo, que el equipo de gobierno ha trabajado de forma bastante democrática para conseguir el consenso en numerosos temas que podrían haber acabado en disputa con un alcalde más autoritario. Cuando hay que dar un palo, se da, y cuando hay que poner una medalla, se pone. Con este equipo de gobierno ha habido más diálogo y transparencia que en los ocho años anteriores de dictadura y despotismo.

Como concejal de IU estoy razonablemente satisfecho del trabajo desempeñado por el Grupo Municipal y por la Asamblea Local. Han sido decenas de mociones, decenas de actos públicos, manifestaciones, debates abiertos, concentraciones, reuniones con colectivos de todo tipo… Creo que estamos trabajando con rigor y buscando siempre el aportar, añadiendo a la crítica la propuesta, eludiendo la demagogia fácil y estudiando siempre las posibilidades reales de acuerdo.

Cuando lleguen las próximas elecciones, espero que haya una nueva correlación de fuerzas que aumente el peso de la izquierda en el ayuntamiento. Espero que las cifras permitan un acuerdo progresista para intentar un gobierno que sea aun más austero, que rescate servicios públicos esenciales dejando en las arcas públicas ese dinero que se llevan grandes empresas; un gobierno que se tome en serio la Bolsa de Empleo para paliar la difícil situación de muchas familias; un gobierno que continúe fomentando la cultura y el deporte con el rigor y la dedicación que estamos viendo en esta legislatura; pero sabiendo que un gobierno así no puede contar entre sus miembros con personas y grupos que llevan treinta años saqueando al municipio en beneficio propio y de sus allegados. Por muchas etiquetas que algunos pongan y quiten, en IU tenemos claro que un gobierno de progreso tiene que hacerse al margen, y enfrente sin duda alguna, de esos personajes que tanto daño han hecho a la convivencia y a la hacienda municipal.

Salud

Francisco Fernández

Firma Francisco Fernández

Deja un comentario

Archivado bajo Opinión, Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .