«ICAN TRIATLON GANDIA. Para ser feliz no necesitas ir a Alaska», por Manuel Alonso

Manuel Alonso. La octava edición del FULL, HALF SHORT ICAN TRIATLON DE GANDIA tuvo lugar el pasado sábado 16 de octubre en la playa de Gandía. Se trata de una de las pruebas más importantes en el calendario deportivo del país y en la que la fortaleza mental es incluso más importante que la capacidad física.

La salida se celebró a las 08.00 horas y la organización calculó que la llegada del último atleta sería las 00:00 horas del mismo día. Mucho antes (poco más de 11h30′ sumando los tres sectores) completó los 3,8 km de natación en las aguas del puerto, los 180 km de ciclismo sobre el Paseo del Puerto y la Carretera Nazaret-Oliva y los 42 km de carrera a pie por la fachada marítima, el triatleta sexitano del Nazarí José Emilio Rivera, que utilizó todos los consejos que coleccionó mientras entrenaba para nadar de forma conservadora (sin mover las piernas, o al menos lo mínimo) y finalizar este sector en 1h10′. 

Ya en el box, antes de pasar a la bicicleta, otro consejo muy del presi del Nazarí fue clave: Siempre tener un macuto lleno cerca, en este caso de barritas y geles para hacer frente a los 180km de bicicleta que logró terminar en 5h24′. 

Ya en la parte final del Ironman y antes de comenzar el Maratón, el King Kong de Velilla fue más «King» que nunca cuando una señora del público le gritó un piropo debido a los tatuajes que porta. Ahí ya supe que terminaría la prueba pese a que, los participantes de un Ironman siempre dicen que el Maratón se convierte en la batalla de Morannon frente a la Puerta Negra de Mordor y su pu** madre. 4h 57′ después, y tras un diálogo fluido de José Emilio con sus propias piernas, el principiante en Ironman «Rivera» se plantaba con los dos pies clavados en la meta, los puños en alto, los ojos cerrados, el mono azul del Nazarí sudado, reluciente y espléndido que debería sacudir el sistema nervioso de todos los patrocinadores del club. 

Qué escalofrío. Eso sí que es triunfar, me dije. Y encima con su mujer y su hija animándolo como siempre. Aquello sí que fue ser el puto amo. Enhorabuena.

Manuel Alonso

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Deportes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.