La Guardia Civil salva la vida a dos hombres que se habían intoxicado con monóxido de carbono

VENTAS DE ZAFARRAYA-ALHAMA. En el suelo de la habitación donde dormían las víctimas había brasas aún humeantes.

El pasado 12 de abril La Guardia Civil salvó la vida a dos hombres de cuarenta y veinticinco años de edad respectivamente, el primero de nacionalidad senegalesa y el segundo de nacionalidad gambiana, que se habían intoxicado con monóxido de carbono por culpa de unas brasas que metieron en el dormitorio que compartían en una vivienda de Ventas de Zafarraya-Alhama.

No obstante, fue una mujer que convivía con las víctimas en ese mismo domicilio la que, extrañada porque sus compañeros no se habían levantado para ir a trabajar esa mañana, abrió la puerta del dormitorio y comprobó que no reaccionaban, a uno en la cama y al otro en el suelo. Salió a la calle a buscar ayuda y se encontró con una patrulla de la Guardia Civil de Zafarraya a cuyos agentes pidió auxilio.

Cuando los agentes entraron en el dormitorio enontraron a dos hombres inconscientes y ascuas aún humeantes en el suelo. La primera impresión fue que los dos hombres habían fallecido; sin embargo, al acercarse al que estaba tumbado en la cama comprobaron que aún respiraba con dificultad. Rápidamente uno de los guardias civiles comenzó a realizarle una reanimación cardiopulmonar mientras que el otro abría la ventana para ventilar la habitación y pasaba a ocuparse de la segunda víctima que, al contrario de lo que parecía, no estaba tan grave. Cuando la primera víctima reaccionó, los agentes lo colocaron de costado para que no se ahogara con la espuma que empezó a vomitar y uno de ellos saló rápidamente a buscar un médico al consultorio que se encuentra a unos setenta y cinco metros de la vivienda.

El médico comprobó que uno de los hombres estaba grave, lo intubó y lo estabilizó hasta que un helicóptero lo evacuó rápidamente en a un hospital granadino, donde ingresó en la UCI; mientras que la segunda víctima no revestía gravedad y fue dado de alta pocas horas después.

La Guardia Civil comprobó que los dos hombres habían querido mitigar el frío esa noche con unas ascuas que sacaron de la chimenea y que colocaron directamente en el suelo del dormitorio y no tuvieron la precaución de dejar abiertas unas rendijas en la puerta y en la ventana de la habitación para que el aire se fuera renovando.

Deja un comentario

Archivado bajo Provincia, Seguridad, Sucesos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .