Vicente Guerrero: “Desde el primer día en Almuñécar me sentí acogido y querido por la parroquia”

Vicente Guerrero, cura párroco de Almuñécar

Europatropical agradece a Vicente Guerrero García, cura párroco de Almuñécar, su disponibilidad para esta entrevista en un momento de crisis sanitaria, social yeconómica a nivel mundial a causa de la pandemia del coronavirus.

¿Quién es Vicente Guerrero?

En realidad, esa pregunta engloba todo lo que es mi trayectoria, porque Vicente Guerrero no se entendería sin el sacerdocio.

¿De dónde es usted? ¿Cómo fue la llamada al sacerdocio?

Nací el 28 de octubre de 1978 en Güéjar Sierra (Granada). Tuve una infancia feliz, y sobre todo cristiana, porque gracias a Dios mis padres me inculcaron desde pequeño la fe, al igual que el sacerdote de mi pueblo con el que tuve y tengo una relación muy estrecha. Allí conocí lo que era la fe, y allí fue donde surgió mi vocación de sacerdote, aunque sería en el seminario donde ella terminó de despertar.

¿Con qué edad entró en el seminario?

Entré con 14 años al seminario menor de San Cecilio, sin la intención de ser sacerdote, con esa edad es difícil tener claro lo que quieres ser de mayor. Aunque allí viví momentos en los que la vocación fue despertando, a parte de vivir momentos inolvidables con mis compañeros, ninguno de los cuales hoy es sacerdote.

Con 18 años ingresé en el seminario Mayor, con más dudas que certezas, aunque el Señor supo ir poniendo señales en mi camino para que esa vocación a la que me sentía llamado fuera afianzándose cada vez más, hasta tener la seguridad plena de que mi camino era el sacerdocio, camino que me conduciría a la felicidad.

¿Cómo recuerda su estancia en el seminario?

Esos años de seminario fueron 6 años preciosos, en los que Dios me fue trabajando, a través de las distintas personas que puso en mi camino, desde los rectores del seminario (a los que no les hacía mucho caso, dicho sea de paso), como los compañeros y los distintos sacerdotes con los que pude compartir la pastoral de los fines de semana, así como en las distintas parroquias donde estaban ellos, en los que hice grandes amigos y aprendí a ser sacerdote.

¿Cuándo fue ordenado sacerdote?

El día 1 de diciembre del año 2002, D. Antonio Cañizares me ordenó sacerdote, y fui enviado a la parroquia de Pinos Puente como vicario parroquial, y a la parroquia de Olivares como párroco. Allí estuve dos preciosos años, y después fui enviado a las parroquias de Gualchos, Lújar y Rubite durante seis años, para a posteriori añadirme las de Castell de Ferro y la de Los Carlos. En total estuve en aquellos pueblos nueve años, donde pude disfrutar de ser sacerdote, y amigo.

¿Cómo surgió que fuera destinado a Almuñécar?

En el mes de agosto del año 2013 fui llamado por el arzobispo de Granda, D. Javier, para darme mi nuevo destino: Almuñécar. Ese era un cambio considerable para mí, ya que pasaba de pequeños pueblos a un pueblo con un volumen de población 10 veces superior, pero con la misma alegría que acepté los anteriores destinos acepté este, siempre como un reto para mí.

¿Cómo fue la primera toma de contacto con los feligreses de Almuñécar? 

Desde el primer día en Almuñécar me sentí acogido y querido por la parroquia. En estos casi siete años, la gente de Almuñécar me ha demostrado su cariño, y sobre todo su disponibilidad para todo. Quizá el cambio fue más grande para ellos que para mí, ya que entre la figura de D. Eugenio y la mía hay muchas diferencias, y sin embargo han sabido aceptar todos esos cambios siempre con entusiasmo y con alegría.

¿Cuáles son los servicios que como sacerdote presta a la sociedad sexitana?

Unas de mis metas como sacerdote es siempre presentar el mensaje del Evangelio como un mensaje actual, un mensaje que habla a los hombres y mujeres de hoy que puede ayudar a que vivan su vida desde la alegría y la entrega a los demás. Y ese es el servicio que intento prestar allí donde estoy. Desde la celebración de los sacramentos, pasando por el acompañamiento espiritual de las personas, escuchando y alentando, acompañando a las cofradías, en la catequesis con los niños, jóvenes y mayores, con los más necesitados, a través de Cáritas, como tomándome una cerveza en cualquier bar, intento mostrar a ese Dios en el que creo, y que se puede hacer presente en cada uno de nosotros, eso sí, con mis fallos y equivocaciones, que son muchos.

Cáritas

¿Qué importancia juega Cáritas en la labor social de la Iglesia en Almuñécar?

Una de las tareas más importantes de la parroquia es la asistencia a los más necesitados. Para Jesucristo fue una de sus mayores preocupaciones, la atención a los pobres y necesitados, y es por eso que una parroquia en la que no se tengan en cuanta los más excluidos, no puede hacer llegar su mensaje al pueblo.

En Almuñécar, antes de llegar yo, Cáritas era y sigue siendo uno de los pilares fundamentales de la parroquia, Yo he introducido algunos cambios, para mejorar un poco la atención, pero ya venía funcionando muy bien.

¿Cómo se organiza Cáritas en Almuñécar?

Se organiza principalmente en cuatro atenciones: alimentos, ropa, promoción y sin hogar.

Cada semana se reparten lotes de alimentos a las personas que lo necesitan. Para acceder a ellos deben de cumplir una serie de requisitos, presentando una documentación. No es como se dice muchas veces que le damos a quien no lo necesita. Es verdad que algunos nos pueden engañar, pero la inmensa mayoría necesita la ayuda que le damos.

El ropero, en el que también hemos hecho algunas modificaciones, da servicio no sólo de ropa a aquel que lo necesita y que es usuario de Cáritas, sino que también damos el servicio de ducha y aseo para las personas sin hogar.

Dentro de este colectivo, los voluntarios del grupo sin Hogar, los atendemos con salidas para el reparto de alimentos, comida caliente, mantas y demás necesidades, dos veces en semana.

Por último, intentamos también desde Cáritas, no sólo socorrer las necesidades, sino también, promocionar a las familias para que puedan salir de su situación de pobreza, a través de charlas y talleres que el año pasado pusimos en marcha.

En total, desde Cáritas, intentamos dar respuesta a todas las necesidades que se nos plantean en el pueblo, siempre en contacto con los Servicios Sociales de nuestro pueblo.
Sin duda, todo esto no sería posible sin el excelente grupo de voluntarios, que desinteresadamente donan su tiempo, y muchas veces sus recursos, para ayudar a los más necesitados del pueblo.

Semana Santa y coronavirus

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus ha supuesto que se suspendan las procesiones de Hermandades y Cofradías ¿Cómo valora las medidas adoptadas por las autoridades civiles para frenar la propagación del virus?

Este año, nos hemos encontrado con una situación inédita, y que espero que no se vuelva a repetir nunca, como es la supresión de las salidas procesionales en Semana Santa. De ninguna manera se suprime la Semana Santa, ni se cambia de fecha, porque estos días que son los más grandes que tenemos los cristianos, se siguen celebrando, aunque de una manera distinta.

Está claro que la única medida para poder parar esta pandemia es hacer lo que hemos hecho, y de hecho ya se van viendo los resultados. Pero eso no quita el sentimiento de pena y de dolor, al ver que el trabajo de todo un año, que es el que hacen las cofradías, se queda sin el momento principal, como es la salida procesional. Pero eso no desmerece todo ese trabajo, ya que las cofradías no pueden trabajar sólo para un día, sino que trabajan para muchas más cosas. Para la unidad de los hermanos, y para hacer iglesia. Son trasmisoras del mensaje del Evangelio, por eso no ha sido un trabajo en valde todo el que han desarrollado este año.

Tenemos que vivir con esperanza estos momentos, y saber que lo que nos hubiera reunido a todos los cofrades de una manera visible, como es la salida procesional, también lo hace de manera invisible, porque el día y la hora de nuestra salida, todos los corazones de los cofrades están unidos en un sólo sentimiento, allí donde cada uno nos encontremos recluidos.

Desde la parroquia, estamos intentando, todos los sacerdotes, hacer vivir la Semana Santa a cada uno allí donde se encuentre, de la manera más especial posible. Queremos que todos se sientan unidos en las celebraciones del triduo Pascual, por eso celebramos la Eucaristía desde la Encarnación, en directo por la página de Facebook de la parroquia y de la mía personal. Es una forma de hacer llegar a los almuñequeros que todos nos seguimos reuniendo alrededor de nuestra parroquia y de Cristo.

¿Cómo vive usted esta Semana Santa?

Toda la preparación de las celebraciones, y la asistencia a Cáritas, hace que este tiempo, sea para mí una prolongación de mi tarea pastoral, así que no noto mucho el cambio. Si se quiere, un sacerdote, siempre tiene cosas que hacer.

Para terminar, ¿quiere decir algo más? 

Para terminar, animar a todos los almuñequeros a vivir con intensidad estos días de fe, y a seguir rezando para que Dios nos ayude a llevar estos días con espíritu cristiano, cuidando de nuestra familia y de todos los que tengan alguna necesidad a nuestro alrededor. Desde la parroquia siempre estamos a vuestra disposición.

Un saludo y que Dios os bendiga.

Deja un comentario

Archivado bajo Almuñécar, Entrevista, Religión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .