Duende sobre el escenario con las niñas de la academia de Mercedes Martín

Duende sobre el escenario con las niñas de la academia de Mercedes Martín

MOTRIL. La velada de este pasado sábado estaba dentro de la programación “Otoño Flamenco” que ha organizado la Asociación Cultural y Peña Flamenca “Ciudad de Motril”.

La apuesta por la cultura del flamenco y por recuperar la afición que siempre ha habido en Motril es, sin duda alguna, el duro trabajo que está realizando esta Peña flamenca. Todavía restan dos actos antes de encarar lo que será la II Zambomba Flamenca que tendrá lugar D.M., el próximo día 22 de diciembre, a partir de las nueve de la noche, en la nave de Los Arcos de la Fabriquilla, carteles que verán la luz a lo largo de estos días.

El plantel rematado para esta ocasión prometía desde un principio y lo demostraron en el escenario de la sala “Flamenco Katena”. La academia de baile de Mercedes Martín presentaba un elenco de lujo, tanto en baile como en cante y toque. María Maldonado y Jacob de Carmen al cante, Miguel Ángel Martín con la guitarra y Merche al baile, completando el espectáculo, para darle más calor a la noche, con varios pases de alumnas de su academia, que demostraron el arte y profesionalidad del gran nivel que se les está inculcando. Seguirilla, Alegrías, Soleá por bulerías, entre otros, fueron los palos que se ejecutaron en una sala que se quedó pequeña, dada la gran cantidad de aficionados al flamenco que se dieron cita.

Para el colofón del espectáculo, no podía faltar un gracioso fin de fiesta por bulerías por parte de las niñas de la academia de Mercedes Martín, pero la noche, con chimenea encendida y caldeada por tanto arte, dio una sorpresa a los presentes, Merche, como anfitriona de la noche, subió al escenario a sus amigas y bailaoras motrileñas Graci Jiménez y Jessica Palomares, que también se tiraron una “pataíta por bulerías” con ese arte que atesoran las dos guapas motrileñas; pero los duendes del arte seguían con ganas, momento en el que Mercedes Martín, con esa humildad y sencillez que le caracteriza, se acercó a la mesa donde estaba sentada otra bailaora motrileña que había venido desde Granada, Conchi Maya, la cogió de la mano y se la llevó al escenario para que dejara en el aire esa majestad que Conchi tiene sobre las tablas, con unas pinceladas por bulerías.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Flamenco, Motril

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s