Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Almuñécar

Declarada de Interés Turístico de Andalucía.

 

DOMINGO DE RAMOS

Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.

Cofradía de la Entrada Triunfal de Jesús en Jerusalén.Esta cofradía fue fundada el nueve de febrero de 1.956 y su primera salida tuvo lugar en la Semana Santa de ese mismo año a las 5 de la tarde, pero ya en 1.963, dos comerciantes sexitanos se encargaron de la cofradía, llegando a pagar a los que debían portar a la talla por las calles más luminosas de la ciudad, dado por aquel entonces no era habitual la popularidad cofrade existente en nuestros días. Ante la dimisión de estas personas, la Agrupación de Cofradías decide que cada año una cofradía distinta se hiciera responsable de organizar la entrada de Jesús en Jerusalén, tal y como se hizo durante más de una década.

Fueron unos comienzos muy difíciles, pero en 1.987 y coincidiendo con el 31 aniversario de la fundación de la cofradía, un grupo de dieciséis amigos deciden hacerse cargo de ella dándole el realce y la dedicación que se merecía tener el primer desfile procesional de la Semana Santa sexitana.

Desde entonces, cada año los “hijos” de La Borriquita salen con sus espesas barbas y su marcada alegría a recorrer las calles esta hermosa tierra sexitana al toque de la campanada realizada por un cofrade de honor. En ese instante tan hermoso se recuerda a los que ya no están, todos, amigos queridos, que año tras año han compartido con auténtica emoción la alegría de bailar y pasear a hombros a La Borriquita.

Previo a la salida, se celebra la tradicional ceremonia de la Bendición de Palmas y Olivos a las puertas de la Iglesia Parroquial de la Encarnación, al finalizar la Misa, y a partir de ese momento, cientos de niños y mayores de blanco y azul recorren las calles sexitanas anunciando que se inicia la Semana Santa.

Humilde y Fervorosa Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Gran Amor Despojado de sus Vestiduras y María Santísima de la Salud.

Humilde y Fervorosa Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Gran Amor Despojado de sus Vestiduras y María Santísima de la Salud.Esta hermandad fue fundada en 1.993 y su primera salida tuvo lugar en la Semana Santa de 1.997 a las 9 de la noche. Viendo que se encerró bastante tarde ese año, la hermandad decide hacer su salida a las 7 de la tarde el siguiente año. En 1.998 estreno la canastilla del paso de misterio, ya que el primer año sólo salió con los respiraderos y también se estrena el manto brocado de la Virgen. En la Semana Santa de 1.999 tuvo un estreno significativo en el misterio con la inclusión de las imágenes de un sayón y de un centurión romano obra también de Juan Antonio Blanco. Más tarde se incluyó también un ángel y la cruz de la crucifixión en el paso.

Esta hermandad ha sido la primera en incluir en nuestra Semana Santa acólitos ciriales. En el año 2.003 se cumplió el 10º aniversario de su fundación y con tal acontecimiento, la Semana Santa de ese año el señor lució una túnica blanca en vez la de siempre y la Virgen lució flores rosas. También fue acompañada ese año por la Banda de CC y TT del Cristo del Mar de Vélez-Málaga y Asociación Musical de Alhendín.

LUNES SANTO

Cofradía de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto.

Cofradía de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto.El paso de misterio, realizado por el imaginero granadino Miguel Zúñiga, recorre las calles sexitanas en la Semana Santa almuñequera desde el año 1995, en que la cofradía de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto tuvo su primera y gran puesta de largo. Con un toque agrícola, dado por las diferentes flores y hierbas que adornan el trono, la hermandad ha ido consolidándose hasta convertirse en imprescindible.

La tarde del Lunes Santo almuñequero se abre al pueblo sexitano con la iconografía que representa el pasaje bíblico de la agonía de Jesús en el Huerto de Getsemaní, arrodillado y con las manos extendidas, en actitud implorante, y acompañado del ángel que le indica el camino de la Pasión y la Muerte.

Según recogen los evangelios, terminada la Última Cena, Jesús y once de sus apóstoles -Judas se había ido a ultimar los detalles de la entrega de su Maestro-, salieron de la ciudad de Jerusalén, atravesaron el torrente Cedrón y entraron en el huerto de Getsemaní, al pie del Monte de los Olivos. Jesús, que ya les había advertido antes, les dijo por el camino que aquella noche todos le abandonarían, “porque escrito está: Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas”. Jesús se apartó del grupo, tomando consigo a Pedro, Santiago y Juan, a quienes les confió, lleno de pavor y angustia: “Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo”. Pero ni siquiera estos escogidos fueron capaces de acompañarle velando y orando. A solas, muy a solas, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: “Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Entonces, se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Finalmente, se levantó de la oración, fue donde los discípulos y les dijo: “Levantaos, ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado”. Todavía estaba hablando, cuando llegó Judas, acompañado de un grupo numeroso con espadas y palos. Y al instante se acercó a Jesús y le dijo: “¡Salve, Rabbí!”, y le dio un beso. Jesús le dijo: “Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!”. Entonces aquéllos se acercaron, echaron mano a Jesús y le prendieron. Los discípulos le abandonaron todos y huyeron.

En Almuñécar la cofradía de Nuestro Señor de la Oración en el Huerto se fundó en el año 1992 por un grupo de agricultores y gente del campo sexitano, entre ellos Rafael Díaz, ex hermano mayor, Francisco Urquízar y Manuel Pérez, actual vicehermano mayor de la hermandad. Su objetivo era completar la semana de pasión con una nueva hermandad que recorrería las calles sexitanas el Lunes Santo. “Los inicios fueron muy ilusionantes, por todo lo que significa salir la primera vez a la calle con mucha expectación de cara al público, y a la vez con muchos nervios”, declaró Pérez.

Dos años después consiguieron una recaudación suficiente para encargar al imaginero granadino Miguel Zúñiga Navarro la confección de las imágenes del ángel redentor y del Cristo. Las tallas son de estilo barroco en madera de pino rojo, vestidas con ricas policromías en oro. Las imágenes fueron bendecidas el 18 de Febrero de 1995, con una madrina de lujo: la cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado y Santa María del Triunfo con motivo de su puesta de largo en la calle el Lunes Santo de ese mismo año 1995.

MARTES SANTO

Cofradía del Santísimo Cristo Atado a la Columna (Cristo de los Gitanos).

Cofradía del Santísimo Cristo Atado a la Columna (Cristo de los Gitanos).

Se fundó en el año 1990, aunque no fue hasta uno después cuando la Cofradía del Santísimo Cristo Atado a la Columna salió por primera vez a la calle el Martes Santo. La salida y la entrada del paso son los momentos más emblemáticos de la hermandad, acompañada por el canto de saetas durante su recorrido.

Al sufrimiento del espíritu, tristeza, angustia y soledad de Getsemaní, siguió el dolor corporal y físico de la flagelación, en un contexto saturado de toda clase de vejaciones y desprecios. Entre los romanos, al flagelado que había sido condenado a muerte se le estimaba carente de todo derecho como persona y de toda consideración como humano. Quedaba así totalmente a merced de los verdugos; a menudo se desmayaba bajo los golpes y no raramente perdía la vida. Jesús aquella noche fue de Herodes a Poncio Pilato, acabó convertido en un deshecho humano y varón de dolores, como había escrito el profeta Isaías: “No tenía apariencia ni presencia; lo vimos y no tenía aspecto que pudiésemos estimar. Despreciable y desecho de hombres, varón de dolores y sabedor de dolencias, como uno ante quien se oculta el rostro, despreciable, y no lo tuvimos en cuenta”, se cuenta.

La representación de este pasaje bíblico se hizo realidad en el municipio de la mano de diversos cofrades y devotos. La idea se convertiría en iniciativa real en el año 1990, cuando se fundó esta cofradía. Sólo un año después hizo su primer estación de penitencia con un trono prestado de la cofradía de San Juan con la talla del Cristo obra del imaginero granadino Miguel Zúñiga Navarro.

En 1993, estrenó nuevo trono, comprado a la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y años más tarde adquirió la cruz de guía y los faroles de acompañamiento. Hace unos años el Cristo de los Gitanos, como es popularmente conocido en el municipio, estrenó nuevo trono, el actual, obra de los talleres de Moreno Carrasco de Granada y también una nueva columna en forma igual que la del escudo de esta cofradía.

MIÉRCOLES SANTO

Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, María Santísima del Consuelo, Nuestra Señora del Carmen, Santas Verónica y María Magdalena.

Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, María Santísima del Consuelo, Nuestra Señora del Carmen, Santas Verónica y María Magdalena.La Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, María Santísima del Consuelo, Nuestra Señora del Carmen y Santas Verónica y María Magdalena saldrá una Semana Santa más a la calle el Miércoles Santo, con un recorrido sencillo a la vez que emocionante, que tendrá su momento más destacado con el encuentro de sus titulares. En la actualidad el encuentro en el que Santa Verónica le limpia el rostro al titular, el Cristo del Perdón, se produce a la salida de la iglesia de la Encarnación.

Clavado a la pesada cruz del pecado que le había acompañado en su camino hacia el Calvario se encontraba Jesús, herido por los que debían adorarle, vilipendiado por los gobernantes, mal entendido y abandonado por los supuestos hombres de Dios que debían protegerle. Sus discípulos también le habían dejado sólo; huían, se dispersaban, se escondían, le negaban. Pero Jesús, aún en estas condiciones, no renegaba, ni olvidaba la encomienda del Padre, que le envió “a buscar y salvar lo que se había perdido”, (Lucas 19:10), y rogó ante Él por el perdón para sus agresores. Unas palabras demostrativas de su cometido en el mundo y de la actitud que espera de nosotros con el prójimo. Es el amor hecho realidad, sin importar las circunstancias, el daño que se nos inflija, el odio que se nos demuestre, o el dolor que se nos cause: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”, (Lucas 23:34).

Su origen es incierto. Lo que sí se es claro es que apareció algunos años después de terminar la Guerra Civil, en torno al año 1942. La imagen de Santa María Magdalena fue encontrada junto a la talla de otra de las obras de imaginería que aún se conservan, la de San Juan Evangelista. Así, formó parte del paso de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno hasta 1978, cuando se separó para formar su propia hermandad. En 1986 se le confeccionó un trono de mayores dimensiones por necesidades del itinerario, y años más tarde las Hermanas Dominicas bordaron el estandarte. Más tarde pasó a ser responsabilidad de la Agrupación de Cofradías.

A finales de la década de los 90, la cofradía sufrió algunos cambios internos. Hubo una reestructuración y Manuel Pérez Ligero dió paso a Luis Alba Aragón como hermano mayor y el desfile de Santa María Magdalena se redujo a su salida procesional el Viernes Santo, en la celebración de ‘El Paso’ y su acompañamiento a la Cofradía del Santo Entierro.

A esta talla, una de las históricas de Almuñécar, se agregó en 1993 el Cristo del Perdón, obra del imaginero granadino Antonio Díaz Fernández. En la escena, Jesús viste una túnica blanca con la cruz a cuestas camino del calvario, de rodillas en una de sus caídas. La hermandad contaba con un trono de enormes dimensiones que debía ser transportado por 150 horquilleros -tanto hombres como mujeres- donde se veía a Cristo asistido por la Verónica cuando se acerca a él en su segunda caída durante el Vía Crucis. Sin embargo, esas dimensiones desproporcionadas provocaron que la cofradía tuviera que rechazar ese trono y elegir dos más pequeños. En el 2003, el imaginero sevillano Juan Antonio Blanco Ramos, le hizo el cuerpo entero a la imagen del Cristo, completando uno de los anhelos de esta cofradía.

La imagen de la Verónica hace dos papeles en la Semana Santa sexitana, el de Santa Mujer Verónica el Miércoles Santo y Viernes Santo por la mañana, y el de Santa María Magdalena el Viernes Santo por la noche acompañando al Santo Entierro. Además, la talla es articulada.

Cofradía del Descendimiento y Santa María del Alba.

La luz del Alba ilumina el descenso de Jesús de la Cruz

Cofradía del Descendimiento y Santa María del Alba.

La Cofradía del Descendimiento y Santa María del Alba cubrió un hueco inexistente hasta aquel momento con la representación de este pasaje bíblico el Miércoles Santo. Asimismo, se persiguió traer al barrio del San Miguel el fervor de una hermandad como ésta conocida como la del Cristo del Castillo. De su desfile procesional destaca la subida y la bajada de los dos pasos por El Majuelo.

“Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo, José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto; y haciendo venir al centurión, le preguntó si ya estaba muerto. E informado por el centurión, dio el cuerpo a José, el cual compró una sábana y, quitándolo, lo envolvió en la sábana, y lo puso en un sepulcro que estaba cavado en una peña, e hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro. Y María Magdalena y María madre de José miraban dónde lo ponían”. Así recoge el evangelio de San Marcos (15, 42-47) el descendimiento de Jesús, al que descendieron de la cruz, ayudándose de una escalera que pusieron primero detrás y luego delante de la Cruz, y subiendo unos lienzos para ayudarse para bajar el cuerpo.

La Cofradía del Descendimiento y Santa María del Alba representa desde el año 1998 este momento de la Pasión de Cristo a través de un conjunto escultórico, aún inconcluso, formado por las imágenes de Jesús, Nicodemo y José de Arimatea. Para culminar este paso, faltan las tallas de San Juan Evangelista, que ayudó a Jesús a bajar de la cruz, y de Santa María Magdalena, bajo sus pies. El otro paso que cierra el conjunto es el de la Virgen con la advocación de Santa María del Alba.

La hermandad fue fundada en mayo de 1993. Un grupo de personas de distintos barrios del municipio con inquietudes religiosas decidieron eligir el barrio de San Miguel como sede de la cofradía. Se pretendía así crear un nexo de unión, inexistente hasta ese momento, entre la Semana Santa y los vecinos del Castillo, así como motivar al pueblo en general hacia el mundo cofrade.

En septiembre de 1995 la imagen del Alba fue bendecida en una misa de campaña celebrada en la iglesia de la Encarnación, que contó además con la actuación de la Camerata Coral de Juventudes Musicales y las agrupaciones musicales de Nuestra Señora de la Piedad y Santa María del Alba (ambas desaparecidas hoy en día). Un año después, el 2 de marzo de 1996 se produjo la inauguración de la capilla provisional de la cofradía, en la calle San Miguel. Fue ya en la Semana Santa de 1998 cuando tuvo lugar su primera estación de penitencia con el trono prestado de la Cofradía de la Virgen de los Dolores, que, además, fue madrina de la hermandad, junto con la del Nazareno. Al año siguiente desfiló ya con el nuevo trono que actualmente se está completando su orfebrería. En 2000 salió por primera vez el Cristo acompañado de José de Arimatea y Nicodemo.

En estos años la hermandad ha estado, según la hermana mayor de la cofradía, Concepción Ramírez Moral, luchando “mucho”. Se han conseguido muchas cosas pero, sobre todo y lo más importante, dar al pueblo de Almuñécar un atractivo más en su Semana Santa, con un pasaje bíblico clave en la Pasión y Muerte de Jesús de Nazaret.

Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración (Silencio).

El silencio de un tambor anuncia la muerte de Jesús – “El Silencio”

Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración (Silencio).

Recogimiento, penitencia y dolor. Es “El Silencio” de una noche de penumbra, en la que las calles de Almuñécar se descubren al Santísimo Cristo de la Expiración abriéndole las puertas del cielo, tras su muerte en la cruz. La cofradía sexitana iniciará su estación de penitencia el Miércoles Santo en un desfile en el que el municipio se rinde a la imagen.

Se creó bajo el nombre del Santísimo Cristo del Rescate allá por el año 1956. Un nombre que recibió de sus propios fundadores residentes en ese barrio de Almuñécar. Salió a la calle un año después, ya con otro nombre, por el que sería conocido ya para siempre: el del Santísimo Cristo de la Expiración. Días antes de su salida procesional en la Semana Santa sexitana, la camarera mayor de la cofradía donó la imagen del Cristo, que, debido al paso de los años y al deterioro de la talla, ha tenido que ser restaurada en diversas ocasiones.

El trono es de madera de cedro, iluminado por cuatro hachones, y de dimensiones reducidas por exigencias del recorrido. Y es que el itinerario del Cristo del Silencio, como es conocido popularmente en el municipio, se realiza por el casco antiguo, con calles estrechas y pendientes pronunciadas. El estandarte, identificativos de la hermandad, es de terciopelo negro bordado en oro con el rostro del Cristo hecho por las madres adoratrices de Málaga. Los penitentes llevan también túnica negra y cinturón de esparto, como signo del recogimiento que representa. Durante la procesión, el desfile al paso del Cristo ya muerto tan sólo es acompañado por el sonar de dos tambores sordos, uno delante con la Cruz de Guía, que será renovada para el próximo 2011, y otro delante de Jesús, anunciando a todo aquel que se cruza que se está acercando a ellos, “ya llega El Silencio”.

Es una de las escenas más representativas de toda la Semana Santa y de las más veneradas por el pueblo, que ese día se lanza a la calle como un cofrade más en silencio, con los pies descalzos, colgando unas cadenas, cumpliendo así alguna promesa solicitada al Rey de los Cielos. Mientras tiene lugar el desfile procesional del Santísimo Cristo de la Expiración, se apaga el alumbrado público, siendo la única iluminación la de los cirios que portan los penitentes que desfilan a lo largo de todo el recorrido. Penumbra a la que sigue el más absoluto silencio y recogimiento del cortejo.

Ningún año, aseguran desde la hermandad, la luna quiere perderse al Cristo, creando sombras sobre las paredes de las calles del barrio de San Miguel, subiendo envueltos en una atmósfera llena de solemnidad, fervor y emoción. El humo de las bengalas que encienden los penitentes en la subida a dicho barrio crea, además, un ambiente en el que el cielo parece abrirse de arriba a abajo, para que Dios pueda recibir a su Hijo.

Almuñécar se prepara ya para acoger en sus calles a esta imagen, que desde hace años recorre las calles de la localidad el Miércoles Santo. Sin muchas novedades, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración afronta una nueva etapa con la renovación de la junta de gobierno de la hermandad y la elección de un nuevo hermano mayor, que desde hace unas semanas ostenta Antonio Guirado Castillo, con 36 años de trayectoria en esta cofradía.

Más de 200 almuñequeros acompañan a la hermandad en su salida procesional cada año, envueltos en negro luto, silencio y fervor.

JUEVES SANTO

Venerable y Antigua Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, María Santísima de la Amargura y San Juan Evangelista.

Venerable y Antigua Cofradía de Penitencia del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, María Santísima de la Amargura y San Juan Evangelista.La Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, María Santísima de la Amargura y San Juan Evangelista, más conocida como la cofradía de San Juan, se funda en el año 1942, en una época de reconstrucción de nuestra Semana Santa después de la Guerra Civil. En estos primeros años es la imagen de San Juan Evangelista su titular y es por esto por lo que es conocida como la Cofradía de San Juan.

Aunque la talla inicial de San Juan Evangelista (era del siglo pasado) desapareciera en la Guerra Civil, la actual fue encargada y realizada por el imaginero granadino D. Domingo Sánchez Mesa, quién la realiza a partir de una fotografía idéntico parecido a la original. Tras años, saliendo con esta sola imagen y con cambios en el número de horquilleros y penitentes, en 1956 la cofradía promueve la adquisición de una imagen mariana con la advocación de la Esperanza.

En 1970, un grupo de jóvenes cofrades, en su mayoría hijos de antiguos hermanos cofrades de la cofradía, diferencian ambas imágenes y reorganizan la cofradía encargando al Catedrático de Bellas Artes y imaginero granadino D. Antonio Barbero Gor, la imagen de un cristo crucificado, hoy titular de la cofradía con la advocación de Santísimo Cristo de la Buena Muerte que procesiona desde la Semana Santa de 1984, con San Juan Evangelista arrodillado a sus pies.

Pero a partir de 1993 se encarga al imaginero granadino D. Miguel Zúñiga Navarro, una imagen mariana para completar el misterio de las Siete Palabras. Esta imagen tiene la advocación de María Santísima de la Amargura, pero se sustituyó la realizada por otra realizada por el joven imaginero sevillano D. Juan Antonio Blanco Ramos. También en 1993 se encargó la realización de un nuevo trono y sustituir el anterior en el que iban la imagen del Cristo y San Juan, hecho por el carpintero-ebanista sexitano Manuel Pérez Ligero en 1984, por uno realizado en los talleres del tallista granadino Antonio Moreno Carrasco, trono muy parecido al del Cristo de la Sangre de la Cofradía Universitaria de Granada. Actualmente se está remodelando el actual trono para dotarlo de mayor vistosidad.

También la Cofradía ha ayudado al auge de la Música Cofrade sexitana con la realización en 1993 de la Agrupación Musical Stmo. Cristo de la Buena Muerte de nuestra localidad que acompañó a la Cofradía varios años hasta su fusión con la Agrupación Musical Ntra. Sra. de la Antigua, también de nuestra localidad. Durante dos años también ha salido detrás del paso las Banda de CC y TT de Ntro. Padre Jesús de la Sentencia (anteriormente Coronas de Espinas de Almuñécar).

Antigua e Ilustre Cofradía Nuestra Señora de la Esperanza.

La advocación mariana de Nuestra Señora de la Esperanza, conocida también como Virgen de la O, es una de las más extendidas a lo largo y ancho del mundo, acompañando el título de Esperanza a numerosas representaciones de la Virgen.

Nuestra Señora de la Esperanza es obra del sexitano afincado en Málaga y profesor de la Escuela de Artes y Oficios de dicha ciudad D. Andrés Cabello Requena, que la realizó en 1957. Se trata de una dolorosa, de dulce y bello rostro, con la boca entreabierta, mirada al frente. Le caen por la mejilla derecha dos lágrimas y tres por la izquierda. En 2007 fue restaurada por D. Israel Cornejo Sánchez, imaginero de Vélez-Málaga.

Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

El pueblo de Almuñécar se rinde al paso del Nazareno

nazareno 2Fundada en el año 1648, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno ha sabido derribar cualquier obstáculo puesto en su camino a lo largo de estos 352 años para convertirse en una de las hermandades más queridas y de mayor devoción del municipio. El Jueves Santo realizará su estación de penitencia con la vista puesta en el cielo.

Es una de las más antiguas de las hermandades que desfilan por las calles de Almuñécar en su Semana Santa, al igual que la de Los Dolores. Se trata de la Real, Muy Antigua, Ilustre y Venerable Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno fundada en 1648. La primera imagen titular desapareció en la Guerra Civil. Su aparición fue también fortuita, fruto de un naufragio sucedido en el siglo XVI, en el que ésta quedó varada en la playa junto con la talla de la Virgen de los Dolores. Esto desencadenó su reorganización y aprobación de los estatutos de la cofradía en 1954, siendo la primera en contar con penitentes propios.

La imagen actual es del imaginero granadino Domingo Sánchez Mesa que realizó en 1947 a partir de una fotografía de la anterior. Al igual que las tallas de los Dolores, San Juan Evangelista y María Magdalena, tiene la particularidad de tener el cuerpo articulado lo que ha permitido a lo largo de todos estos años su participación el Viernes Santo en la celebración de ‘El Paso’, una recreación del trayecto que hizo Cristo por la calle de la Amargura, de manera más viva y realista.

Nuestro Padre Jesús Nazareno lleva túnica morada con bordados en oro realizados en la capital hispalense por las monjas Clarisas y tiene pelo natural donado por una devota. Es acompañado en el paso por Simón Cirineo, imagen realizada por el imaginero granadino Antonio Díaz Fernández en el año 1985 y restaurada en 1987, y por un centurión romano que lo observa de cerca.

Asimismo, el trono es obra del tallista malagueño Rafael Ruiz, de madera de cedro, estilo barroco con cuatro grandes candelabros en las esquinas y dos en los laterales más pequeños. Los cuatro evangelistas de las esquinas son obra de Manuel Ruiz Titos y, tras varios años de trabajo, el trono se ha cubierto por completo en pan de oro por parte del prieguense Antonio Serrano.

Como curiosidad cada Jueves Santo el paso del Nazareno es acompañado por la centuria romana delante del trono. Los niños portan dos pequeñas cruces, mientras que las niñas van vestidas de ángeles; todos ellos acompañados, a su vez, por varios monaguillos. Asimismo, uno de los momentos más emotivos de su salida procesional es el inicio del desfile que supone el recuerdo de los hermanos desaparecidos. Almuñécar también puede disfrutar de su bajada por Puerta de Granada, debido a su dificultad, y, sobre todo, de la recreación de las caídas de Cristo donde los horquilleros se ponen de rodillas soportando todo el peso del trono. En la última caída, realizada en Puerta de Granada, se produce el encuentro con su Madre, la Virgen de los Dolores; siendo la primera caída en Carrera de la Concepción y la segunda en tribuna oficial. En esta Semana Santa, la cofradía recuperará su recorrido tradicional volviendo a desfilar por la avenida de Andalucía.

Cofradía Nuestra Señora Virgen de los Dolores.

Baño de lágrimas en la tarde del Jueves Santo ” Nuestra Señora de Los Dolores”

Cofradía Nuestra Señora Virgen de los Dolores.Es la talla religiosa más antigua que se conserva en el municipio. Se trata de la imagen de la Virgen de los Dolores.

Cuenta la leyenda que un barco que iba hacía las Indias sufrió un naufragio y su carga quedó depositada en la playa de San Cristóbal de Almuñécar. Pasando los días y viendo que toda la carga era reclamada por sus dueños, salvo dos grandes cajones, las autoridades locales decidieron abrirlos encontrándose con dos imágenes, una de Jesucristo y otra de su madre. La talla de la Virgen de los Dolores llegó de esta manera al municipio, fruto de un naufragio ocurrido en el siglo XVI. Aunque fundada el 30 de marzo de 1954, existe constancia de que la hermandad ya estaba creada en 1948, al igual que ocurre con la de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Sin embargo, al parecer según cuentan diversos historiadores, en 1936 como consecuencia de diversos saqueos en la iglesia de la Encarnación almuñequera, muchas imágenes fueron sustraídas para ser quemadas y destrozadas en la playa de San Cristóbal. La de la Virgen de los Dolores no se libró de este saqueo, aunque, afortunadamente, pudo ser rescatada. Fue gracias a una vecina del municipio que lo arriesgó todo por salvar la cara y las manos de la imagen. Después de haberlas guardado un tiempo, las entregó para que fueran restauradas y les hicieran un cuerpo articulado como el que tenía la Virgen antes de su quema.

María Santísima de los Dolores, que desfila por las calles sexitanas el Jueves y el Viernes Santos, es, así, la talla más antigua de las que desfilan en la Semana Santa almuñequera, así como una de las más queridas y veneradas por los almuñequeros. Y es que, incluso, ha sido nombrada co-patrona del municipio.

El trono de Nuestra Señora de los Dolores está realizado por los orfebres granadinos Hermanos Moreno en alpaca con baño de plata, con seis varales de palio. Lo cubre un palio negro, bordado el techo de estrellas en oro. El manto que saca el Jueves Santo fue bordado en oro sobre terciopelo negro por las religiosas de Nuestra Señora de la Piedad de Jaén. Sobre su cabeza va una corona de alpaca plateada bañada en oro y pedrería. Anteriormente, la imagen lucía en su pecho las medallas, broches y recuerdos que a lo largo de los años le han ido regalando las personas que han contraído promesas con la imagen.

Además, la cofradía tiene dos grupos significativos dentro de la misma, el de horquilleros y el de camareras. El grupo se creó en los años 50 y el grupo de camareras en los 80 después de una cena organizada por algunas mujeres del pueblo para señoras y señoritas, que tuvo éxito y decidieron trabajar por la cofradía.

VIERNES SANTO

Celebración de “El Paso”

Organizado por la propia agrupación con las cofradías.
Santa Verónica, Ntro. Padre Jesús Nazareno, Ntra. Sra. Virgen de los Dolores, San Juan Evangelista.

El Viernes Santo por la mañana tiene lugar en las calles de Almuñécar la representación de ‘El Paso’, un auto sacramental que recrea el trayecto que hizo Cristo por la calle de la Amargura. Se realiza con las imágenes de Nuestro Padres Jesús Nazareno, Nuestra Señora de los Dolores, Santa Mujer Verónica, y San Juan Evangelista. Todas estas tallas son articuladas, lo que permite su movimiento.

Esta representación se remonta al siglo XVI. Las cuatro imágenes salen a las 11 de la mañana, aproximadamente, llevadas sobre unas parihuelas. Toda la comitiva se dirige a la Plaza de la Constitución, donde está ubicado el Ayuntamiento, para la primera escena, el “Paso de Simón”, en el que los romanos cogen al Cirineo. En unas carreras de ida y vuelta Simón es escoltado por dos soldados romanos que golpean rítmicamente sus escudos y él cimbrea la vara. Al terminar le entregan un puñado de monedas por su trabajo que rápidamente lanza al aire, ofreciéndose a ayudar al Nazareno. Ese detalle es confundido por mucha gente que cree que el personaje es Judas y que vende a Jesús.

VIERNES SANTO

Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia, Nuestra Señora de la Piedad y San Sebastián Mártir.

La Cofradía fue fundada en febrero de 1986 asistiendo al acto de bendición de las imágenes, como madrina, la Real Cofradía de las Angustias de Santa María de la Alhambra de Granada.

Miguel Zúñiga Navarro es el encargado de realización del Cristo yacente y la Virgen, mientras que Antonio Moreno Carrasco confecciona el trono de madera de cedro. La orfebrería es realizada por los hermanos Angulo de Lucena (Córdoba) y por Aragón y Pineda de Motril.

Es acompañada de numerosos penitentes y de aproximadamente una centena de mujeres ataviadas con la clásica mantilla española, de riguroso luto, con el Santo Rosario y la Medalla de la Cofradía.

Cada año, los vecinos del barrio de San Sebastián, donan los claveles rojos y las orquídeas blancas que adornan el hermoso trono de cedro, al más puro estilo barroco, que portan el grupo escultórico, haciendo juego con los colores de la vestimenta de la Virgen compuesta de una saya roja, un pecherín de encaje y tul blanco, mantul azul bordado en oro y una diadema en oro.

Junto a las tallas, hay una Cruz con escaleras apoyadas en el calvario y con el cartel de INRI.

Es la cofradía que abre la noche del Viernes Santo sexitano.

Cofradía del Santo Entierro de Cristo.

La Cofradía del Santo Entierro fue fundada en 1986, pero adquiere todo el realce actual 18 años después. Es la Cofradía Oficial de la Semana Santa, y por lo tanto, además de sus hermanos y fieles, es acompañado de las autoridades eclesiásticas, militares y civiles de la ciudad.

La imagen del Cristo yacente es obra del imaginero granadino Domingo Sánchez Mesa que la realizó en los años 40. Va dentro de una urna de madera y cristal para que todos el pueblo lo vea durante su recorrido. El estandarte lo bordaron las Hermanas Dominicas al igual que la insignia compuesta por una corona y una cruz bordada en rojo y oro.

Va acompañado por la Santa Vera-Cruz, Santa María Magdalena y Nuestra Señora de los Dolores que realiza sus bendiciones al campo, al mar y al pueblo de Almuñécar.

En 2006 cumplió 50 años de su fundación y los plasmó en un nuevo estandarte con la reseña ésta.

 

MADRUGADA DEL SÁBADO SANTO

Solemne Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora María Santísima de la Soledad

Solemne Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora María Santísima de la SoledadNos remontamos a la noche del Viernes Santo de 1967, cuando una discusión entre los hermanos mayores de las cofradías del Santo Entierro y la Virgen de los Dolores impidió que la procesión del Sepulcro (compuesta por ambas hermandades más la Magdalena y San Juan) completara su estación de penitencia.

Viendo los vecinos del pueblo que la procesión no llegaba a la Tribuna Oficial (Paseo del Altillo) subieron a la parroquia para ver que ocurría. Un grupo de vecinos, tras enterarse de lo ocurrido, tomó la iniciativa de sacar a la Virgen de los Dolores en unas andas para que el pueblo de Almuñécar no se quedara sin ver a su Virgen el Viernes Santo.

Ante esta iniciativa, tanto la Hermandad de esta imagen como el cura-párroco se negaron en un primer momento, pero la presión de los feligreses que esperaban en la puerta de la iglesia consiguió sacar la imagen.

Ntra. Sra. de los Dolores fue montada en unas andas desataviada de todos sus lujos, con un simple manto negro. La procesión se desarrolló rezando el via-crucis y entonando canciones religiosas mientras se tocaba un tambor sordo, acompañada de centenares de vecinos.

Viendo el éxito de esta procesión, el grupo de vecinos del que corrió la iniciativa tomó la decisión de repetirlo en posteriores años, saliendo en 1968 por primera vez la procesión de la Soledad, tras la procesión del Sepulcro, repitiendo el mismo ritual del año anterior. A la Virgen de los Dolores se la montó en unas andas y se le quitaron todos sus atavíos, procesionando únicamente con un manto negro y con el nombre de Virgen de los Dolores en su Soledad.

En 1969 se añade la imagen del Cristo del Santo Entierro, como cristo de la Misericordia.

Solemne Hermandad de Penitencia del Santísimo Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora María Santísima de la Soledad_IIDe esta forma se siguió realizando el Vía Crucis hasta que el 29 de febrero de 1980 se funda la Cofradía del Cristo de la Misericordia y Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad, hasta su refundación en hermandad el 13 de mayo de 1995. La fundación de la cofradía generó reticencias en las cofradías del Sepulcro y los Dolores, cuyas imágenes eran las utilizadas por la cofradía recientemente creada.

Dada la situación de conflictividad que se estaba creando, el cura-párroco invitó a a la Hermandad a salir de la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Semana Santa.

Este hecho no consiguió calmar la situación, y en 1995 la hermandad compró sus propias imágenes. Obras del escultor granadino D. Miguel Zúñiga Navarro, que realizó un Cristo yacente y una soledad.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Cofradía de la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Santa María del Triunfo, Reina de los Cielos.

Cofradía de la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y Santa María del Triunfo, Reina de los Cielos IILa cofradía de Jesús Resucitado y Santa María del Triunfo fue fundada en el año 1986 y en la actualidad cuenta con más de 300 afiliaciones entre hermanos activos, horquilleros, costaleros y mantillas. Todos los feligreses que quieren acompañar a la Virgen lo hacen con una vela y vestidas de mantillas con la mantilla blanca. Igualmente los horquilleros que quieren portar a ambas imágenes lo hacen. Además en la sección del Cristo van acompañados por las representaciones de las distintas cofradías de nuestra localidad.

Ambas imágenes son obra del imaginero granadino Miguel Zúñiga Navarro. El trono del Cristo es tallado en madera y es obra del ebanista almuñequero José Guidet Díaz. El trono de la Virgen es obra en planta cincelada por los hermanos Angulo, prestigiosos orfebres de Lucena, y tiene cuatro capillas con las imágenes de la Virgen del Carmen, el apóstol Santiago, la Inmaculada Concepción y el Niño Jesús. Santa María del Triunfo lleva un manto de terciopelo azul con un vestido blanco bordado por Joaquín Melgar Porcel. La corona de plata cincelada con baño de oro es obra también de los hermanos Angulo.

El primer año de salida de esta cofradía lo hizo con una imagen antigua de Resucitado comprada a un anticuario y salió con las andas de Nuestro Padre Jesús Nazareno del Viernes Santo. Hizo un recorrido pequeño con la imagen por el centro del pueblo. Al año siguiente salió con la imagen actual del Cristo y seguidamente al siguiente con la imagen de la Virgen.

Con este desfile se pone fin a la Semana Santa de Almuñécar y al ciclo del misterio de la Redención con la alegría de que Cristo ha resucitado.

 

picasion_com_743ddff295f518ff36632ecc4eaccece